‘Muela’ es lo que dan las autoridades de Camagüey a los estudiantes que protestaron

Achacan el apagón de 15 horas a una ‘avería’ en el circuito que alimenta la universidad de esa provincia de Cuba.

Los estudiantes escuchan las explicaciones de las autoridades. KELY ÁLVAREZ FERNÁNDEZ / FACEBOOK

Funcionarios del Partido Comunista en Camagüey, de la Empresa Eléctrica local y funcionarios de la Universidad de Camagüey aseguraron a los estudiantes de la institución docente que se manifestaron durante un apagón el martes que el suceso se debió a «una avería en uno de los circuitos que alimentan al centro».

En un encuentro con cientos de alumnos, los funcionarios dijeron que por esa causa hubo una interrupción del servicio de aproximadamente 15 horas, lo que habría supuesto la «extensión en el horario previsto para el apagón«, indicó el Gobierno de Camagüey en su muro de Facebook.

De acuerdo con un reporte del periodista oficialista Juan Mendoza Medina, de Radio Cadena Agramonte citado en la publicación, en el encuentro hubo «información, comunicación y diálogo. Hubo entendimiento».

La protesta, cuyas imágenes corrieron como pólvora en las redes sociales, ha sido reducida por los reportes oficiales al apagón, cuando según la revista oficialista Alma Mater «se produjo con la finalidad de realizar reclamos ante problemáticas en la infraestructura y condiciones desfavorables en la residencia estudiantil.»  

«Los motivos están relacionados con reiteradas afectaciones al servicio eléctrico y la falta de agua. Al momento del hecho, los estudiantes llevaban un tiempo sin corriente en la instalación. ¡Se conoce que el Consejo de Dirección mantiene el diálogo con los estudiantes! La Universidad está en calma», concluyó el medio.

En los videos de los hechos se aprecia cuando cientos de personas en la sede universitaria, a ritmo de conga y golpes de metales, corean «¡ponme la corriente, pinga!», en referencia a otro coro, lanzado a las redes semanas antes del 11J en una conga que en Bayamo desafió «¡oye policía pinga!».

En otro momento, se escucha reclamar a decenas de jóvenes: «¡Agua y corriente!»

Asimismo, la manifestación se produce en medio del nerviosismo manifiesto del régimen después que la madre cubana Amelia Calzadilla provocara un oleada de solidaridad tras pedir a las autoridades cubanas en una directa que se hizo viral renunciar a sus puestos ante su evidente incapacidad para garantizar una vida digna a los ciudadanos.  

En el propio muro del Gobierno de Camagüey, varios foristas cuestionaron el «entendimiento» que dice el reporte hubo en la universidad. 

«Por la cara de los estudiantes no parece que se estén creyendo la ‘muela revolucionaría barata’ que les están metiendo para justificar el desastre de país en que les ha tocado vivir. Pobres muchachos», escribió María Elena Rangel, en referencia a las fotos de los asistentes al acto que aparecen en la publicación.

Manelyn Morales Lazo apuntó: «Miren nada más quién escribe el escueto artículo: uno de los promotores defensores del acto de repudio realizado al padre Alberto Reyes. Lo que más me gusta es la parte en que explica que hubo comunicación y diálogo. Si esto es periodismo yo soy Miss Universo. (…) Qué periodista que se respete emite esta nota informativa tan poco creíble y sin ton ni son».

Mientras el régimen trata de apagar los estallidos de desacuerdo aislados, con la esperanza de evitar una situación similar a la que generó la explosión social a nivel nacional del 11J, las condiciones de vida de los cubanos son hoy peores que hace un año.

En las últimas jornadas, la salida de servicio de varias termoeléctricas y el déficit de generación de energía acumulado han dado lugar a apagones de hasta 12 horas. Y esa situación no tiene solución a corto plazo.

De acuerdo con la estatal Unión Eléctrica, el miércoles el déficit energético es de hasta un 20% a nivel nacional. 

El martes los cortes fueron más de lo estimado, pues en el horario pico faltaron 653 megavatios (el 28% de la generación prevista) para suplir la demanda. Los cortes se mantuvieron durante toda la madrugada del miércoles y «se pronostican afectaciones al servicio durante todo el día y la noche de hoy».

Entre averías y tareas de mantenimiento están fuera de servicio las termoeléctricas Máximo Gómez y Diez de Octubre, cada una con dos unidades paradas, mientras que otras cuatro de tres centrales térmicas más no entregan energía al sistema nacional por obras de mantenimiento.

«En la generación distribuida, están indisponibles por avería 1.134 megavatios y en mantenimiento 539 megavatios y se mantienen las limitaciones en la generación térmica (422 megavatios)», señaló la entidad.

Miguel Díaz-Canel aseguró que «los apagones se van a mantener en los próximos días», a causa de roturas en las plantas, el déficit de combustible para la generación distribuida y los mantenimientos que se están realizando para entrar al verano en mejor situación.

El gobernante ya reconoció días atrás que la situación del sistema eléctrico nacional era «tensa» y avanzó que quedaban por delante «días difíciles» ante la llegada de los meses más cálidos del año, los de mayor consumo.

En los últimos 11 meses, la Unión Eléctrica ha notificado más de 300 afectaciones en la mayoría de las 13 centrales termoeléctricas (ocho terrestres y cinco flotantes) que prestan servicio en el país.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%