Moscú insiste en un probable despliegue en Cuba y Venezuela: ‘Rusia piensa en cómo garantizar su propia seguridad’

‘Respecto a América Latina, no podemos olvidar que hablamos de países soberanos’, dice el portavoz del Kremlin.

Miguel Díaz-Canel y Vladimir Putin durante un encuentro en 2018. EFE

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, eludió dar una respuesta clara a la sugerencia hecha pública la pasada semana de que Rusia podría emplazar misiles en Cuba y Venezuela, al asegurar que Moscú estudia diferentes variantes para garantizar su seguridad, aunque ratificó el escenario.

«En el contexto de la actual situación, Rusia piensa en cómo garantizar su propia seguridad», afirmó en su rueda de prensa al comentar la posibilidad sugerida por el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, quien no desmintió ni confirmó que Moscú valore emplazar misiles en Cuba y Venezuela.

«Respecto a América Latina, no podemos olvidar que hablamos de países soberanos», agregó Peskov, citado por EFE.

Recordó asimismo que la subsecretaria de Estado de EEUU, Victoria Nuland, declaró recientemente que Washington valora 18 variantes de respuestas diferentes en caso de que Rusia invada a Ucrania.

«Nosotros también estudiamos diversas variantes. Consideramos que en realidad deben ser muchas menos, ya que para nosotros se trata de un asunto extremadamente concreto. No es necesario complicar aquello que posiblemente no sea tan complicado. Las preguntas se formularon de un modo directo y concreto», añadió.

Riabkov afirmó el pasado jueves al canal de televisión internacional ruso RTVI que Estados Unidos y la OTAN dijeron «no» a las exigencias de garantías de seguridad de Rusia y descartó una pronta reanudación de las negociaciones con Occidente.

Al ser preguntado sobre las medidas de respuesta de Moscú ante ese panorama, el funcionario no descartó el despliegue de infraestructura militar en Cuba y Venezuela.

Desde Venezuela, el Gobierno interino de la oposición, encabezado por Juan Guaidó, condenó enérgicamente esta posibilidad.

Por su parte, el asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense, Jake Sullivan, alertó que Estados Unidos respondería de forma «decisiva» si Rusia despliega misiles o infraestructura militar en Venezuela o Cuba.

El diplomático estadounidense añadió que no se habló de ese tema durante las conversaciones que Washington y Moscú mantuvieron la semana pasada, y opinó que podría tratarse de una «fanfarronada» de Riabkov que no debe tomarse demasiado en serio.

Asimismo, el presidente del Comité Militar de la OTAN, almirante Rob Bauer, dijo que un movimiento de los rusos en esa dirección tendría impacto en la seguridad de los países aliados, algo que la alianza militar vería «preocupante».

Mientras La Habana guarda silencio sobre las declaraciones del viceministro de Exteriores ruso, el opositor Consejo para la Transición Democrática en Cuba advirtió que el Gobierno de la Isla se muestra genuflexo «al servicio del imperialismo ruso en su más arcaica expresión: la expansión territorial» tras el anuncio de Moscú.

«Como hace 60 años, el discurso de la soberanía no es más que la coartada para la doble ambición del poder absoluto y de la representación mundial del antinorteamericanismo. Era lo que nos faltaba: de nuevo el póker con nuestra soberanía como chantaje geopolítico de un actor disruptivo y global, cuyos únicos activos son el hackeo, las nuevas armas supersónicas y la flagrante violación de las soberanías aledañas», indicó la organización en una declaración emitida el viernes.

Según la nota, el Consejo esperó 12 horas «por un tuit de la Presidencia de Cuba o del Ministerio de Relaciones Exteriores desmintiendo las declaraciones de altos jerarcas rusos en las que avanzan la posibilidad, si no es ya una realidad, de que podrían desplegarse armas y ejércitos en nuestro país y en la hermana Venezuela si los Estados Unidos insisten en su defensa de la soberanía de Ucrania y en la expansión de la OTAN hacia los países limítrofes. Y nada. Silencio de un Gobierno que se ufana frente a los cubanos y al mundo de ser el sacrosanto defensor de la integridad territorial y la soberanía de los pueblos».

La agencia rusa Sputnik consultó al analista de relaciones internacionales David Castrillón, de la Universidad Externado de Colombia, quien dijo que «la propuesta rusa debe ser entendida como un acuerdo autónomo, soberano, entre partes que tienen la posibilidad de hacerlo».

El también investigador del Observatorio de Análisis de los Sistemas Internacionales de la Universidad Externado, con sede en Bogotá, dijo que en las conversaciones sobre Ucrania «lo que hemos visto hasta ahora ha sido un rechazo o una no respuesta por parte estadounidense y europea a las propuestas rusas, y no hemos visto propuestas propias que podrían ser la base del diálogo».

La propuesta rusa para EEUU y la OTAN consiste en que los países miembros de esa organización se comprometan a contener su ampliación y excluyan la adhesión de las exrepúblicas soviéticas, especialmente Ucrania.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%