Ministerio del Interior reconoce que ha emprendido una verdadera “cacería de brujas” contra todos los que se dedican a la reventa de productos en las redes sociales

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La emisora Radio Guamá reportó que el primer coronel Julio Díaz Rodríguez, delegado del MININT en Pinar del Río, mencionó que las fuerzas de la Policía lidian con más de 15 casos semanales en las redes sociales, los cuales han sido denunciados principalmente en relación con la reventa de productos de las tiendas en MLC.

Esta declaración se produjo durante una visita al territorio del vicepresidente cubano Salvador Valdés Mesa. El funcionario también dijo que más de una veintena de coleros y coleras han sido identificados en la provincia en los últimos meses.

La cruzada contra los sitios de compra-venta en plataformas digitales se ha extendido desde que el Gobierno cubano lo anunció en 2020. La excusa constituye que estos contribuyen a legitimar el mercado negro y a ejercer “actividades no autorizadas”.

Según las autoridades, estos medios llevan a la web “las mismas manifestaciones de ilegalidad y corrupción existentes en una parte del comercio tradicional”, como lo son la reventa, los precios multiplicados y el acaparamiento.

Sobre el asunto, el Gobierno alertó que generaría los recursos legales para luchar contra la promoción de productos por esta vía. Esta actividad, según se ha advertido, puede suponer delitos de “receptación”, además de “especulación” y “acaparamiento”.

No obstante, muchos cubanos aseveran que la persecución de los coleros y revendedores en redes sociales no conducirá a la erradicación del problema.

Un usuario comentó que, incluso cuando ya se sabía de estas maniobras, es hasta gracioso cuando lo dicen públicamente, calificándolas de “patrullar las redes sociales”.

Estas redes de contactos han proliferado en medio de una crisis profunda en el país, la que ha conllevado una seria escasez de productos. Grupos de Facebook, Telegram y WhatsApp constituyen espacios para la adquisición o el intercambio de productos que no se encuentran o que escasean.

El segundo jefe de la Policía en Cuba, coronel Eddy Sierra Arias, refirió recientemente que “esa es una actividad totalmente ilegal”.

En un operativo llevado a cabo el pasado año en Cabaiguán, Sancti Spíritus, fue desmantelada una cadena online de venta de artículos de primera necesidad, por lo que fueron requisados más de 580 artículos, entre los que se destacaban detergente, pollo, desodorante y frazadas de piso.

No obstante, el Gobierno insiste en achacar las culpas del desabastecimiento del país a los coleros y revendedores, obviando problemas que antecedían a este fenómeno y que fueron generados, fundamentalmente, a causa de la escasez generalizada de productos básicos y la la ineficiencia demostrada por el Estado para encontrar soluciones efectivas.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.