Miles de familias de Pinar del Río llevan hasta 20 años esperando ayuda del Gobierno para tener una casa

Más del 90% de los núcleos afectados sufrieron derrumbes totales por huracanes entre los años 2002 y 2008.

Construcción de viviendas en la comunidad Central Sierra Maestra, municipio de Los Palacios. JUVENTUD REBELDE

Unas 6.347 familias de Pinar del Río están a la espera de que el Gobierno solucione sus problemas de vivienda después de ser afectadas por fenómenos climatológicos en los últimos 20 años, informó este domingo el diario oficial Juventud Rebelde.

La mayoría de las 6.347 familias con problemas de vivienda que existían Pinar del Río hasta el cierre de mayo de 2022 habían sido afectadas por huracanes entre 2002 y 2008. Como más del 90% tuvieron derrumbes totales (5.836), muchas de esas familias llevan hasta 20 años viviendo con allegados o en albergues.

En 2018 la provincia se había propuesto solucionar todos los casos de vivienda en un plazo de cuatro años. Debían construirse entre 2.700 y 3.000 viviendas anuales, la mayoría por esfuerzo propio. Estas proyecciones jamás se cumplieron.

Para 2022 el plan gubernamental preveía construir 1.832 viviendas, en su mayoría (1.039), para responder a las afectaciones de huracanes, según informó Andrés Martín Carmona, director de Vivienda en Pinar del Río.

El Estado debía construir unas 692 viviendas del plan, pero de las 288 previstas hasta el cierre de mayo solo se concluyeron 170. Al menos 300 viviendas de las que debe fabricar el Estado ni siquiera han comenzado a edificarse.

De los 465 subsidios aprobados para el año apenas se cumplen 88, mientras que por esfuerzo propio solo se terminan 254 de las 675 planificadas para 2022.

El plan comprende hacer 240 viviendas tipología IV (paredes de madera y bloques, y techos de zinc o fibra), destinadas a los trabajadores forestales y de la agricultura.

Desiré Díaz Díaz, coordinador de programas del Gobierno provincial, sostuvo que el plan de la vivienda se chequea cada semana, pero lo golpea la falta de recursos como el cemento, el acero, los áridos, la madera, la puntilla y los módulos de carpintería. La construcción de viviendas también se ve afectada por la inflación en los precios y la escasez de combustible y electricidad.

Esto contrasta con la construcción de hoteles y otras obras priorizadas por el Estado, que no parecen sufrir ningún tipo de afectaciones.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%