Miguel Díaz-Canel “no se arrepiente” de convocar a la violencia entre cubanos

El presidente cubano no lamenta haber llamado a la violencia para detener las protestas civiles 

Miguel Díaz-Canel en reunión con periodistas oficialistas. (Foto: Presidencia de Cuba)

El mandatario cubano Miguel Díaz-Canel manifestó no sentirse ningún tipo de arrepentimiento por convocar a sus partidarios a enfrentarse violentamente contra los manifestantes del pasado 11 de julio en Cuba.

Durante una alocución en horas de la tarde de ese domingo en televisión nacional, Díaz-Canel mencionó la frase: “La orden de combate está dada. ¡A la calle los revolucionarios!”, con la cual dio luz verde a las fuerzas represivas para atacar a miles de personas que se habían lanzado a las calles bajo el grito de libertad.

Durante un encuentro con periodistas oficialistas celebrado el pasado 19 de agosto y transmitido íntegramente este martes 24 en el espacio de la Mesa Redonda, el presidente cubano dejó en claro que no lamenta haber llamado a la violencia para detener las protestas civiles.

“No me arrepiento, ni me arrepentiré. Había que defender contra manifestaciones que no eran para nada pacíficas. Pudo haber algún exceso, pero aquí no hay nadie desaparecido ni torturado”.

Las declaraciones de Díaz-Canel rápidamente fueron contrastadas con información recabada por Organizaciones NO Gubernamentales (ONGs) y medios independientes.

Según Cubalex, un total de 854 personas han sido detenidas a raíz de las manifestaciones, varias de ellas menores de edad.

Díaz-Canel evidenció el pánico que se vive en las altas esferas del régimen ante la falta de legitimidad de la dictadura en los espacios libres de internet y las redes sociales.

Debido a ello, este 24 de agosto se anunció la creación del Instituto de Información y Comunicación Social (IICS) en sustitución del Instituto Cubano de la Radio y la Televisión (ICRT).

El IICS “tiene la misión de conducir y controlar la Política de la Comunicación Social del Estado y el Gobierno cubano; proponer su perfeccionamiento, así como contribuir a fomentar la cultura del diálogo y el consenso en la sociedad cubana”, según la normativa publicada en la Gaceta Oficial.

La creación de dicha organización de corte orwelliano, equiparada al Ministerio de la Verdad de la obra 1984, va de la mano de la publicación del Decreto-Ley 35 que busca censurar a todas luces la libertad de expresión de los cubanos en los espacios virtuales.

La institución surgió por “ausencia de un organismo que conduzca y controle el sistema de comunicación social para fortalecer la institucionalidad del país”, justificó el régimen. El Consejo de Ministros durante los próximos 30 días establecerá “las funciones específicas, estructura y composición” de la nueva institución, aclara el Decreto Ley que describe su surgimiento.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%