Mercado estatal vende una masa de croqueta que “ni los perros quieren comer”

  • Categoría de la entrada:Cuba / Holguín
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

“No solo el polo turístico tiene derecho a la decencia, calidad y respeto”

Masa de croqueta mal hecha se vende en las tiendas cubanas (Collage: Katia Fernández – Facebook

La pésima calidad de los alimentos distribuidos en tiendas y mercados del Estado volvió a quedar en evidencia esta semana, con la denuncia de una cubana residente en la provincia de Holguín.

Katia Fernández estalló en Facebook después de comprar la masa de croquetas con pelos y pellejos de cerdo que se comercializa en un establecimiento ubicado en la esquina de Luz Caballero y Miro, en la ciudad cabecera.

“No nos transformen en animales, no solo el polo turístico tiene derecho a la decencia, la calidad y el respeto”, escribió junto a dos fotos del producto.

Fernández dijo que ni sus perros quisieron comerse la masa y lamentó que niños y ancianos estén obligados a consumir tremenda abominación.

En los comentarios, algunos lamentaron que todavía existan personas que confían en el régimen y no vea a las autoridades como una pandilla de corruptos. “Ni la salud es excelente ni la educación gratuita, todo una farsa de conceptos y consignas”, escribieron bajo la publicación.

Otro internauta comentó que, según un rumor, se están elaborando hamburguesas con carne de perro, ante la falta de producción de puerco.

“Dios mío qué falta de respeto, sabrá Dios de qué animal y de qué parte será. Y pensar que hay personas que por necesidad se la comen”, añadió en los comentarios Lisett González.

Además de la masa para croqueta, los cubanos también tienen problemas con el pan, un alimento básico en la Isla, debido a que se han vuelto un peligro para la salud por su falta de higiene en el cuidado y elaboración.

En la provincia de Las Tunas se reportó que una niña estuvo a punto de comerse un pan con garrapatas en su interior y semanas después un padre denunció que su hija casi se come uno con heces de ratón.

A finales de marzo una madre dijo que su hija estuvo a punto de ingerir un pedazo de mortadela repleta de pelos que compró a 17.00 pesos en una bodega de la provincia de Camagüey.

“¿Hasta cuándo tenemos que permitir esta falta de respeto y humanidad?, ¿Qué hacen los dirigentes de la Empresa Cárnica de Camagüey que no supervisan esta distribución antes de que llegue al pueblo con la mala calidad?”, preguntó la madre.

Hace unos días, una usuaria de Facebook identificada como Sussy denunció que en una tienda de moneda libremente convertible en La Habana se están vendiendo paquetes de carne de res cundidos de pellejos.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.