Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

Estos movimientos se interpretan en el mercado como muestra del desinterés de los inversores españoles por la situación en Cuba.

Las compañías españolas Meliá y Bankia anunciaron la reducción y cierre de sus operaciones en Cuba, respectivamente.

Meliá dejó de operar tres hoteles en la isla, mientras Bankia liquidó definitivamente su negocio financiero en La Habana, según confirmaron ambas empresas a Radio Televisión Martí.

Estos movimientos se interpretan en el mercado como muestra del desinterés de los inversores españoles por la situación en Cuba.

Consideran muy poco atractivo el mercado en Cuba, y que carece de sentido generar una actividad empresarial de inversión en el país que no revierte garantías o seguridad de rentabilidad”, considera el abogado hispano-cubano Ernesto Gutiérrez Tamargo.

Bankia —el cuarto banco de España por volumen de activos— informó a sus accionistas la liquidación de su parte en la Corporación Financiera Habana. Sus operaciones comenzaron en 1998, convirtiéndose en la primera empresa mixta de carácter financiero, con capital español, que operaba en la isla. Sin embargo, nunca llegó a desarrollar completamente su proyecto, como explica el diario económico Expansión.

Según la información facilitada por Meliá, la desafiliación se produjo en los hoteles Meliá Cayo Guillermo, Sol Cayo Guillermo y Sol Cayo Largo.

“Se decidió de mutuo acuerdo por las partes dejar de operar como gestores estos establecimientos, hasta que se implementen las reformas necesarias para su adecuación a los estándares de nuestras marcas”, indicó un portavoz de la multinacional turística.

“Meliá y Bankia son dos empresas de un tamaño significativo, ambas cotizadas en el IBEX-35 de la Bolsa de Madrid. Ambas desinvierten en Cuba como fórmula técnica para dejar de entrar en riesgo”, opinó Gutiérrez Tamargo.

Al parecer, la pandemia y la falta de compromiso del régimen cubano con la inversión extranjera, desestimulan que empresas como esta, con décadas de presencia en la isla, sigan ampliando sus negocios.

Por otra parte, al menos en cuanto a los hoteles, lo cierto es que la reparación y mantenimiento de los mismos recae en el Estado cubano, que a veces no tiene los recursos para ponerlos al día.

Algo así ocurre con el hotel Habana Libre, otrora insignia de la hotelería cubana, que también opera Meliá. Según diversos usuarios y especialistas, está en pésimas condiciones, debido a que no se le dio el mantenimiento de fondo necesario en la década de los 2000.

Sin embargo, el gobierno no deja de establecer negocios con otras empresas. La cadena hotelera BlueDiamond anunció la reapertura de varias instalaciones en Cuba, donde opera bajo contrato de administración, según un reporte con tono promocional del oficialista Canal Caribe.

La Mansión Xanadú, Monumento Nacional, ubicada en el peñón de San Bernardino, de Varadero, reforma y mejora su campo de golf con 18 hoyos par 72, para recibir a la muy burguesa comitiva que gusta de este deporte de aristócratas y “gente bien”. 

TOMADO DE ADNCUBA

Share This
A %d blogueros les gusta esto: