Médico cubano Alexander Figueredo agradece su nueva vida en EEUU

“Dándole gracias a Dios, a la familia y a este enorme país”

El cubano arribó a tierras de libertad luego de sufrir persecución política en su país natal. (Collage: Alexander Jesús Figueredo Izaguirre – Facebook)

El médico opositor cubano Alexander Jesús Figueredo Izaguirre, tras llegar en julio a Estados Unidos escapando de la represión del régimen, que terminó inhabilitándolo para ejercer su profesión, no ha cesado de demostrar su agradecimiento por arribar a un país donde puede ser feliz y tener una vida digna.

“Dándole gracias a Dios, a la familia y a este enorme país, EEUU. Aquí volvemos a ser seres humanos”, expresó en Facebook, en consonancia con el sentir que ha mostrado desde que cruzó la frontera sur del país norteño.

“Miro el presente y estoy luchando por mis sueños. Miro adelante y el futuro es mío. Miro hacia atrás y veo un esclavo que perdió 41 años de su única vida arando en el mar, sin presente y sin futuro. Lucha tu libertad o mírate en ese espejo”, dijo en otra de sus recientes publicaciones.

Desde que logró llegar a EEUU, vía Nicaragua, el médico ha defendido que en ese país “se avanza, se vive, se respira, eres un ser humano, ellos lo saben y eso les duele”; esto último en referencia a los líderes castristas, a quienes cuestionó las comodidades dentro y fuera de Cuba que tienen sus familiares.

“¿Por qué sus mujeres vienen a parir aquí, y los tuyos estudian en la escuela en que se cae la pared y después del parto vas para la sala de las cucarachas?”, manifestó el pasado 19 de septiembre.

El médico cubano, oriundo de Granma, reside actualmente en Houston, Texas, donde se prepara para poder ejercer su profesión en EEUU. Mientras, ya fue acreditado como asistente médico.

“Otro logro en poco tiempo en el país donde dice la dictadura hay que ser millonario para ser un médico. Yo soy millonario, pero de neuronas. Aquí te miden tu intelecto, tu esfuerzo y tu capacidad, por eso este país es grande”, expresó cuando recibió su certificación.

Figueredo Izaguirre comenzó a lanzar fuertes críticas en contra del régimen castrista tras no poder salvar la vida de su padre, ante el desabastecimiento de medicinas y equipo clínico. Las autoridades decidieron separarlo de su centro laboral, el Policlínico ’13 de marzo’ en Granma, y posteriormente inhabilitaron su título.

La Dirección Municipal de Salud Pública de Bayamo señaló en un oficio que el profesional de la salud fue despedido por “difundir criterios y opiniones que menoscaban el prestigio y principios del sistema de salud cubano y sus profesionales”.

“Ya no soy más médico en este país. Me inhabilitaron mi título. Yo lo comparo con el fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina el 27 de noviembre de 1871. Hoy están fusilando, sin armas, a sus profesionales, con represión”, sostuvo tras esos hechos.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%