Cuba

Matanzas de murciélagos, una ‘solución demencial’ contra el Covid-19 en Santiago de Cuba

Anuncios

Residentes de zonas cercanas a las cuevas donde viven estos animales organizan quemas porque los creen relacionados con la expansión de la pandemia.

Una científica con un ejemplar de muriciélago. CUBADEBATE

Moradores de la Sierra de la Gran Piedra y los poblados costeros del Parque Baconao, ubicado al este de la bahía de la ciudad de Santiago de Cuba, siguen exterminado colonias de murciélagos por considerarlos erróneamente agentes transmisores del coronavirus.

Estas matanzas comenzaron en 2020. En abril de ese año, Yaira López, investigadora del Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad (BIOECO), denunció los actos vandálicos cometidos contra los refugios que sirven de hábitats a estos animales.

«Los murciélagos no son los transmisores del virus y, si fuera así, es una especie en específico, no todos los murciélagos del mundo, y definitivamente no los cubanos», afirmó López en aquel momento y llamó a detener los actos que demuestran «la baja cultura general y ambiental». Calificó esa forma de actuar como una «solución demencial».

«Mejor dejen de estar interactuando, jugando y comercializando con la fauna silvestre y no se seguirán contagiando con virus extraños y que no pueden controlar», dijo la investigadora en una publicación en el sitio en internet El Guardabosques.

Los científicos han encontrado virus muy similar al SARS-CoV-2 en murciélagos, pero aún no han podido demostrar cómo pasó este a los seres humanos.

En Santiago de Cuba, lo que en principio parecían actos esporádicos contra los murciélagos se ha convertido en hechos sostenidos, a medida que la provincia colapsa por la expansión del Covid-19.

La matanza y quema de esos animales se ha agravado con la circulación de cepas más agresivas.

En la Reserva Siboney-Justicí el daño se acentúa

Aparicio, residente en la Reserva Ecológica Siboney-Justicí, dice que, «al ver los entierros constantes en las fosas comunes de los cementerios de la Arenera, El Oasis, Juraguá, El Brujo y Sevilla, y la presencia de millones de murciélagos, la gente se sitió amenazada y le dio candela a los refugios».

Para él y su esposa, los murciélagos son una «plaga» que atenta contra la higiene y la salud de los caseríos cercanos a las cuevas de los Majáes, la Cantera y Atabex, que albergan un millón y medio de ejemplares y se consideran la principal colonia de la especie en Cuba.

«Cada atardecer una nube de murciélagos lo invade todo. Se posan en los alimentos, pican las frutas. La infección es una amenaza perenne, pública. Al amanecer se repite el ciclo. Solo los ahuyenta que quemen de sus guaridas», dijo un residente que consideró deficiente el control biológico de los científicos.

«El área de salud de La Pimienta, en la cordillera de la Gran Piedra, es la única de Santiago de Cuba donde no se han reportado casos a raíz de la pandemia, gracias a la quema y destrucción de los escondrijos donde viven esos bichos», dijo Pablo Aguilera.

Aunque esa opinión no tiene fundamento científico, es el argumento de muchos pobladores para mantener las quemas.

En Ramón de Las Yaguas, El Triunfo y la Meseta de Santa María de Loreto se infestaron decenas de familias y, como no han podido contener la propagación del Covid-19, varios vecinos «conformaron una partida para achicharrar cuanta colonia existe en los lomeríos».

Cristóbal Paniagua dijo que al menos diez refugios fueron quemados en los alrededores de Sigua, Cazonal, Verraco y la Laguna de Baconao, zona costera golpeada por la pandemia y con problemas para organizar una campaña sanitaria efectiva.

El Río Carpintero y Zapo, los vecinos asocian los altibajos del Covid-19 a la quema de los escondites. «Durante años allí han muerto decenas de personas de rabia y otras enfermedades transmitidas por esas alimañas», dijo Zúñiga.

Según residentes en esas localidades, el método consiste en poner troncos y ramas secas en la entrada de la cueva y prenderles fuego. «Unos animales se queman, otros se asfixian».

En el Valle de la Prehistoria, las 227 esculturas de dinosaurios y otros animales, que por sus dimensiones y aislamiento constituyen refugio para los murciélagos y sus crías, son quemadas con frecuencia, comentó una guía de ese museo a cielo abierto.

En La Anita, Alta Gracia y María del Pilar, también ocurren matanzas, y no solo de murciélagos.

Por su ubicación y altura, esa zona es el principal corredor de diferentes aves en el Caribe insular y continental. Tal es el caso del águila pescadora, que en su viaje de Estados Unidos a Suramérica sobrevuela esas montañas y la población las asocia con enfermedades.

Otras víctimas de la pandemia

Rechazados por su aspecto y hábitos nocturnos, los murciélagos suelen molestar en los recintos en los que los humanos desarrollan sus actividades, un problema que no tiene una solución adecuada y oportuna.

Entre las especies atacadas se encuentran los murciélagos pescador, mariposa y poeyi. El primero es el más grande del país, al segundo lo consideran entre los más pequeños del mundo y, el último, la variedad que predomina en Cuba.

Las matanzas de murciélagos, además de basarse en falsas creencias populares, generan otros peligros, como el crecimiento de las colonias de insectos de los que se alimentan, entre ellos los mosquitos transmisores de enfermedades como el dengue, zika y el chikungunya.

Según el experto cubano Gilberto Silva Taboada, citado en un artículo publicado por la Sociedad Espeleológica de Cuba«son muchos los beneficios» que aportan los murciélagos «a los seres humanos y a la economía».

«Al menos 17 especies cubanas son insectívoras» y comen a diario toneladas de insectos«, afirma Silva Taboada quien ha dedicado su vida al estudio de los murciélagos. «Cada año 333 colonias de estas comen 100.000 toneladas».

Además de mosquitos, los murciélagos devoran plagas que afectan cultivos agrícolas de importancia comercial, como el maíz y el tomate.

Algunas especies comen fruta, polen de las flores y hasta peces. Las que comen frutas son dispersoras naturales de semillas. Las que se alimentan de polen son excelentes polinizadoras. El guano (excrementos de los murciélagos) está reconocido como el mejor fertilizante natural que existe.

Las autoridades conocen las matanzas, pero no admiten el problema públicamente. Debido a pandemia, no pueden realizar reuniones para explicar concientizar a los pobladores, y la labor de los guardabosques es mínima y centrada principalmente en la flora.

Las acciones para exterminar murciélagos atentan contra el equilibrio de la fauna y la flora del Parque Baconao, un área de 84.000 hectáreas declarada por la UNESCO, en 1987, Reserva Mundial de la Biosfera.

Esta situación pone en riesgo la también Reserva Ecológica Siboney-Justicí, donde existe un sistema de más de 33 cuevas categorizado por la Red Latinoamericana de Conservación de Murciélagos como zona importancia para protección de la especie a nivel mundial.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Entradas recientes

La situación de rehenes vivida ayer en La Habana es convertida en un acto político por el Gobierno

Una especie de acto político en una cuadra de El Vedado fue la culminación del rescate de una agente de… Leer más

5 horas hace

La Asamblea Nacional del Poder Popular se suma a la guerra contra la marcha del 15N en Cuba

La vicepresidenta del aparato legislativo del régimen llama a los promotores de la manifestación cívica 'grupos sin escrúpulos'. Ana María… Leer más

6 horas hace

Cubano enfrenta 9 años de cárcel por gritar contra el gobierno desde el patio de su casa

Foto de: La Hora de Cuba/ Facebook Gabriel Bauza Machado, de 53 años de edad, es un cubano, sobre el… Leer más

6 horas hace

Autoridades de Holguín explican sobre situación del bebé abandonado y sus hermanas

Foto de: Telecristal/ CubitaNOW La noticia de un bebé abandonado en un parque de Holguín, publicada por CubitaNOW, desató las alarmas en la… Leer más

6 horas hace

Delito de sedición: la nueva herramienta del régimen contra manifestantes pacíficos en Cuba

Dentro del Código Penal cubano, este delito se sanciona con penas que van de diez a 20 años de cárcel,… Leer más

9 horas hace

‘El mecanismo más eficiente que tenemos los cubanos para reivindicar derechos es ocupar espacios públicos’

Después de haber visto las intervenciones estatales en barrios para intentar transformarlos después del 11J, está claro que era lo… Leer más

9 horas hace