Más de 456.000 cubanos sufren escasez de agua, más de 102.000 solo en La Habana

El Gobierno dice que desarrolla un proyecto de búsqueda de fuentes alternativas.

Calle con baches y con agua estancada producto de un salidero en La Habana. DIARIO DE CUBA

El Gobierno de Cuba está estableciendo medidas para paliar los efectos de la intensa sequía que afecta ya al suministro de más de 456.000 personas en la Isla, el 4% de la población, 102.405 solamente en la capital, según recogió el periódico oficial Tribuna de La Habana.

El medio señaló que casi el 5% del total de los censados en La Habana sufre afectaciones en el abasto de agua, ya sea porque dejaron de recibirla por tuberías y ahora les llega en carros pipa, por el alargamiento de ciclos, la disminución del horario o por menguas en las presiones.

El órgano del Partido Comunista en la capital cubana dijo que «la actividad de acueducto y alcantarillado, ahora mismo, es de las más impactadas por las escaseces» que atribuyó al embargo de EEUU.

El director de Hidrología del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), Argelio Fernández, confirmó que para afrontar la sequía «se han reformado los ciclos y horarios del suministro» de agua «con el objetivo de hacer llegar el preciado líquido a la mayor parte de la población».

«Se trabaja de forma intensa a todos los niveles para minimizar los efectos de la escasez de agua, garantizar el suministro a la población y también al resto de las actividades socioeconómicas, como la industria azucarera, la producción de alimentos y otros renglones que exigen una gestión sostenible y productiva de los recursos hídricos», añadió.

Fernández dijo que se han acelerado planes de obras para apoyar las que en el periodo poco lluvioso presentan afectaciones y afirmó que la «máxima prioridad» del INRH está enfocada en mitigar el impacto de la poca disponibilidad de agua en la población, según citó Tribuna de La Habana.

Según el funcionario, con ese fin se desarrolla un proyecto de búsqueda de fuentes alternativas, así como el uso de nuevas conductoras para incorporar nuevas fuentes o cambiar varias de las cuales abastecen a algunos de los lugares más afectados de la capital cubana.

Asimismo, precisó que varios de esos proyectos estaban pensados en un principio para el año en curso, sin embargo, debido a las dificultades económicas que atraviesa el país para adquirir piezas y equipamiento especializado se habían retrasado.

Pero señaló que el fuerte impacto de la sequía en diferentes provincias de la isla ha llevado a retomar esos planes de «manera urgente», e incluso adelantar el desarrollo de otros que estaban programados para 2023 y 2024.

El nivel de los embalses ha disminuido a escala nacional y la capital cubana se incluye entre los territorios que reportan peores cifras, por debajo incluso del 50%, de acuerdo con el INRH.

De las tres regiones del país, occidente fue la que registró menos precipitaciones, muy por debajo de la media histórica.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%