Maradona nunca dejó las drogas mientras estuvo en Cuba porque ‘sabía dónde conseguirlas’

El exasistente durante esos años del astro del fútbol, Gabriel Buono, cuenta cómo era la ‘vida alegre’ del argentino en la Isla.

Diego Armando Maradona junto a Fidel Castro durante sus años en La Pradera. CRÓNICA

Gabriel Buono, exasistente durante varios años del astro del fútbol Diego Armando Maradona, aseguró que durante el periodo en que el argentino estuvo internado en el Centro Internacional de Salud La Pradera, en La Habana, tuvo constante acceso a las drogas.

«Al principio, cuando estuvieron Claudia y las hijas, sí. Pero cuando se fue la familia volvió a lo mismo», aseguró en declaraciones al portal argentino Infobae.

Maradona llegó a Cuba en el año 2000, tras sobrevivir a una sobredosis que lo llevó al borde la muerte en Punta del Este. Su internamiento para ser sometido a un tratamiento de desintoxicación, durante el cual se estrechó la relación entre el futbolista y Fidel Castro, que databa de 1987, fue por cinco meses pero se extendió durante cinco años.

Según Buono, durante ese tiempo Diego Armando no dejó de tener acceso a las drogas que consumía, aunque no precisó dónde o quién se las proveía. 

«La realidad es que no tienes acceso cuando tienes ganas de recuperarte. Porque capaz que en la clínica no tienes acceso, pero la vas a buscar afuera. Y él tenía esos permisos para salir«, contó. «Mira: la gente que es adicta tiene un código que el que no está en esa no conoce. Pero se da cuenta quién puede vender o dónde la puede conseguir. Y Diego se daba cuanta quién le podía dar lo que él estaba buscando«.

Sobre las fiestas en las que participaba Maradona en La Habana, y sobre las que se han revelado incluso fotos del argentino con jóvenes cubanas desnudas, presuntamente menores de edad, Buono indicó: «Yo no te puedo decir que fueran menores. Pero no por defenderlo a él. Una persona que está en adicción, sea de droga o alcohol, no se da cuenta de algunas cosas. Cuando trae a alguien o le traen a alguien, no le pide el documento. Y en el año 2000, menos. Hoy sí esto está muy marcado y uno sabe que no es joda. Pero en esa época no. E, incluso, una piba de 16 años podía decir que tenía 18. Aparte, la mayoría de las personas que podían estar en ese momento con Diego estaban en el mismo problema que él».

«¡Tampoco era un jolgorio como algunos piensan! No era todos los días, era de vez en cuando…», apuntó el exasistente del futbolista.

La revelaciones sobre los años de Maradona en La Habana son abundantes. Según él mismo, fue en ese tiempo que se tatuó la imagen del Che en el hombro y la de Fidel en una pierna.

El diario español ABC aseguró que uno de sus escándalos más sonados fue cuando chocó su carro contra un ómnibus de transporte turístico. Sin embargo, sus excesos habrían pasado sin mayores consecuencias debido a que estaba bajo la protección del Gobierno.

Según Buono, en La Pradera tanto Maradona como sus acompañantes estaban confinados en la clínica, pero no precisamente impedidos de hacer salidas de placer.

«No estábamos en una mansión frente al mar. La Pradera era una clínica. Y en la Habana está el Malecón, pero para ir a la playa tienes que hacer más de doscientos kilómetros hasta Varadero. Así que íbamos cuando Diego quería jugar al golf. Y digo que era difícil porque su vida pasaba adentro de una habitación o de la casa. Y cuando yo iba, mi vida también era adentro. Salíamos nada más que para hacer alguna compra».

Buono sí confirmó que Maradona tuvo dos relaciones más o menos estables con dos cubanas: «Primero con una chica que se llamaba Mavys, que estuvo un tiempo largo con él e incluso vino a Buenos Aires para el partido homenaje de Diego del 2001. Y después llegó Adonay», contó.

Buono las definió como «novias oficiales. Bueno, para nosotros oficiales… (…) Eran compañías», dijo.

Pese a que el abogado de Maradona, Matías Borla, afirmó en 2019 que el futbolista tenía al menos dos hijos en Cuba, concebidos durante esos años, y que pretendía reconocerlos, el exasistente lo negó.

«Yo viajé en el 2005 a Cuba, cuando había salido publicado que (Adonay) estaba esperando un hijo de Diego, y le hicimos un test de embarazo que dio negativo».

En el caso de Mavys, dice: «En la segunda internación que tuvo Diego, en el 2004, vino Mavys a saludarlo. Estuvieron hablando un largo rato en el parque. Ella estaba muy bien y en ningún momento nos dijo: ‘Tengo un hijo'».

Meses después de salir de La Pradera, Maradona sufrió una recaída y volvió a Cuba a atenderse, esta vez internado en el Centro de Salud Mental (CESAM) de La Habana. 

«Era una clínica en la que se respetó todo y a Diego le hizo muy bien. (…) Él pensó que iba a ir a La Pradera. Y nosotros sabíamos que en La Pradera iba a volver a pasar lo mismo que la primera vez», contó Buono.

Según el testimonio del exasistente de Maradona, este abandonó finalmente las drogas, pero «después cayó en la adicción al alcohol. Los profesionales dicen que, normalmente, el adicto cuando sale de una adicción se mete en otra. Y bueno, él terminó en esa. Pero se complicó cuando, sin querer, empezó a mezclar el alcohol con los fármacos».

Maradona falleció el pasado 26 de noviembre a los 60 años y desde esa fecha no han parado de hacerse revelaciones en torno a su pasado personal.

Entre ellas, que Fidel Castro le habría regalado una casa en La Habana, algo que se supo cuando se hizo la relación de sus propiedades para los trámites hereditarios. La vivienda estaría intacta y en ella habrían decenas de objetos depositados, entre ellos regalos de políticos y personalidades que lo visitaron.

Después de su muerte, Miguel Díaz-Canel envió un mensaje de condolencias al presidente de Argentina, Alberto Fernández, donde describió al futbolista como «entrañable y fiel amigo» de Fidel Castro. 

«En nombre del pueblo y Gobierno cubanos y del General de Ejército Raúl Castro Ruz, le traslado las más sentidas condolencias por el fallecimiento de Diego Armando Maradona, entrañable y fiel amigo de Fidel y de nuestro pueblo», escribió Díaz-Canel.

En otro mensaje, el gobernante agregó que Cuba siente la muerte de Maradona «y le recordará siempre como el sincero amigo y el virtuoso futbolista que fue».

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.