Mantienen bajo cerco policial a la periodista Camila Acosta

El gasto “para sostener este cerco ronda los 50 mil pesos”

Mantienen bajo cerco policial a la periodista Camila Acosta. (Foto: Camila Acosta-Facebook)

La periodista independiente Camila Acosta compartió a través de sus redes sociales imágenes de la vigilancia a la que es sometida por la Seguridad del Estado.

“¿Por qué se esconden?”, preguntó la joven cubana en un post donde comparte varias grabaciones. “Apenas vieron cámara corrieron a esconderse detrás del árbol, un oficial de la Seguridad del Estado y dos mujeres, los tres vestidos de civil”, escribió.

“La patrulla policial, con los respectivos dos policías, está al doblar esa misma esquina”, agregó la reportera que el próximo 16 de septiembre cumplirá dos meses bajo una medida cautelar de reclusión domiciliaria por cubrir las protestas del 11 de julio en La Habana.

Por su cuenta, la vigilan cada día 5 personas “porque cambian de turno, solo para mí, para vigilarme e impedirme salir a la calle”. A nivel logístico el gobierno invierte en eso, mínimo, 50 mil pesos.

“Serían 150 comidas y meriendas al mes como mínimo, y unos 20 salarios pagados por el régimen. A eso se suman los gastos de combustible para las motos de los oficiales de la Seguridad y las patrullas que, además, me siguen en todo el trayecto por La Habana cuando he necesitado reunirme con mi abogado”, calcula.

“Si se pusieran a producir las tierras, no tendríamos tanta hambre. Triste prestarse para algo tan bajo y tan mezquino”, denunció un amigo de la periodista en Facebook.

“Ellos no quieren dar la cara porque saben que ese trabajo de chivatos represores es denigrante y algún día enfrentarán la justicia”, agregó la usuaria Ivelisse Diaz.

En hilo en Twitter, Camila Acosta dijo que “de los alrededor de una docena de periodistas independientes que resultaron arrestados por el #11J, solo yo estoy en esta situación, y en espera de juicio, acusada de desorden público e instigación a delinquir. El resto de los colegas fue liberado con multas”.

“El día antes de soltarme la Seguridad quiso hacerme firmar un documento mediante el cual me comprometía a pagar una multa como condición para liberarme”, recordó. “Me negué, porque eso significaría que, sin derecho a defensa, yo misma reconocía que había cometido un delito”.

“También me negué a firmar el compromiso a pagar la multa porque eso no significaba que me devolverían los equipos de trabajo y dinero confiscados en un registro a mi vivienda el mismo día de mi detención 12 de julio”, agregó.

“Las medidas arbitrarias no se acatan. Debemos dejar de bajar la cabeza, de ceder ante las injusticias. La impunidad del régimen cubano debe cesar”, denunció.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%