Manifestante del 11J con cáncer denuncia falta de atención médica en la prisión de Valle Grande

Preso político por el 11J denuncia falta de atención médica dentro de la prisión Valle Grande, en La Habana.

El estado de salud del manifestante del 11J se complica aún más dentro de prisión, debido a una colitis ulcerativa crónica que padece. Foto: Composición de CPEM

El preso político tras las protestas del 11 de julio de 2021 (11J), Pedro Albert Sánchez, de 66 años de edad, denunció al medio independiente CubaNet que, las autoridades penitenciarias de la prisión de Valle Grande, ubicada en La Habana, le niegan la atención médica que requiere para el cáncer de próstata que padece.

Según la información suministrada por el medio antes mencionado, el manifestante del 11J, recibía tratamiento para el cáncer de próstata en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), pero desde que resultó arrestado por las autoridades castristas el mismo quedó inconcluso.

Pedro Albert Sánchez contó que, las autoridades carcelarias dieron a su hijo el resultado de un chequeo anterior y le aseguraron que se encontraba “estable”.

Cabe destacar que, el estado de salud del manifestante del 11J se complica aún más dentro de prisión, debido a una colitis ulcerativa crónica que padece.

Preso político tras el 11J está siendo acusado de “desórdenes públicos”

Sánchez relató que, trabajaba como profesor de física y matemática en el preuniversitario Manolito Aguiar, en Marianao, hasta que decidió renunciar, puesto que, el adoctrinamiento impuesto por el régimen cubano no compaginaba con sus principios.

El preso político dijo que, el 11 de julio de 2021, encaró a las brigadas de respuesta rápida de Guanabacoa, localidad donde residía, para intentar hacerles comprender que los manifestantes estaban ejerciendo su derecho.

Sánchez fue arrestado por 18 días, pudo salir de prisión con una fianza de 3 mil pesos cubanos que pagó su hijo, pero luego de haber mostrado su apoyo a las marchas convocadas por el grupo Archipiélago en noviembre del pasado año, recibió una citación a la unidad policial de Guanabacoa, en donde lo dejaron detenido al presentarse.

Actualmente, el preso político, de 66 años de edad y en delicado estado de salud, está siendo acusado del falso delito de “desórdenes públicos”.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%