Mailen Díaz regresa a las redes sociales para agradecer a todos los que la han ayudado y apoyado tras sus denuncias contra el Gobierno cubano

Mailen Díaz Almaguer, la joven sobreviviente del accidente aéreo en La Habana, ocurrido el 18 de mayo de 2018, realizó una publicación en redes sociales en la que agradece a todas las personas que la han apoyado tras su reciente petición de ayuda para conseguir insumos médicos.

“Muchas gracias a todas y cada una de las personas que han sacado de su esfuerzo y su tiempo para donar insumos médicos y medicinas para mí. Que dios los continúe bendiciendo como hasta ahora, para que puedan ayudar a más personas necesitadas, como lo han hecho conmigo. toda la salud del mundo

 para ustedes, incluso para los que por una razón u otra no pudieron ayudar y oraron a dios por mi vida también va este agradecimiento porque la oración del justo tiene poder. estoy muy feliz al saber que tengo cada día más amigos dentro y fuera de cuba. bendiciones!!!”, escribió la joven.

Recientemente, Mailén denunció la desatención por parte del Gobierno cubano, al no ofrecerle la facilidad para adquirir los medicamentos e insumos médicos que necesita para su rehabilitación.

«Desgraciadamente no todo es cómo parece ser. Muchas personas ven mi vida de una manera y no es la realidad. Yo paso trabajo como todo el mundo, si hoy estoy haciendo esto es porque me he sentido apretada al extremo», dijo al inicio de su directa.

La joven explicó que tras el accidente del que resultó única sobreviviente, quedó con una afectación en su médula de por vida, lo cual trajo como consecuencia que actualmente orine a través de una sonda intermitente que se tiene que cambiar cada cuatro horas, y para la que requiere guantes y un lubricante, para facilitar su colocación en la uretra.

Tras realizar varias llamadas a los funcionarios que la atienden por el Ministerio de Salud, le respuesta recibida es que no hay existencias en el país de guantes, de lubricante y de la nitrofurantoina, medicamento que utiliza para prevenir posibles infecciones del tracto urinario.

«No hay guantes ni hay lubricantes en Cuba, eso fue lo que me dijeron, y eso es lo fundamental para mí ahora mismo. Podría morir por esto, y me han dicho que no hay en el país entero», denunció Mailen.

«No es posible que yo haya sido la única que sobrevivió, y que se hizo tanto para que hoy estuviese viva, y que hoy que yo estoy viva y que necesite un par de guantes y lubricantes para la sonda que me tengo que colocar, y me digan que no hay… Es muy triste esto», lamentó.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%