Andy Andreu

La madre del joven cubano de 28 años Andy Andreu, atropellado en Santa Clara el pasado mes de marzo, denunció que el responsable de la muerte de su hijo solo cumplirá cuatro años de prisión. 

Raquel dice sentirse decepcionada con la condena y sostiene que a su hijo lo “asesinó” un vecino el 18 de marzo.

“Lo atropelló con un camión Kamaz” en la carretera de Camajuaní, “y lo hicieron pasar por un accidente de tránsito para que la condena fuera reducida al mínimo”, explicó. 

En declaraciones a CiberCuba tras la celebración del juicio, la mujer asegura que el asesinato fue  premeditado: el joven era amigo del presunto homicida, quien en noviembre del pasado año también tuvo un accidente en el que se volcó el mismo Kamaz cargado de tanquetas de pintura en colores, contó la madre de la víctima.

“Mi hijo lo vio todo y lo comentó conmigo y con su abuela, aparte son muchos los materiales que revendía, Andy le sabía muchas cosas y habían discutido varias veces, este señor borracho le tiró el Kamaz a Andy para taparle la boca”, relató a nuestra publicación.

El día del accidente

La versión de la familia señala que el pasado 18 de marzo, a las 17:15 de la tarde, Andy regresaba a la casa de sus abuelos paternos, de 70 y 72 años, donde también vive su mamá.

“Él iba normal por su senda en la carretera Camajuaní, cuando este señor, trabajador de Emprestur y que manejaba en estado de ebriedad, ocupó su senda, y dobló sin poner la señalización correspondiente ni reducir la velocidad”, relató la mujer. 

“Vivimos en el mismo barrio ¿cómo no dijo que sí lo conocía cuando lo estaba arrastrando debajo del Kamaz como si fuese un saco de mercancía?”, subrayó Raquel, y reiteró que se trata de un ajuste de cuentas o un intento del culpable de asustar a su hijo en la carretera que salió mal. 

Cuenta que los sucesos ocurrieron a la entrada del barrio, y que los vecinos del hombre corrieron para ayudar a tapar su corrupción. 

“Los amigos y el hijo corrieron a buscar ayuda para defender al padre, fueron a sobornar al médico que supuestamente le hizo la prueba de alcoholemia”, afirmó.

Denuncian corrupción en el proceso judicial

La madre de Andy aseguró que el proceso judicial entorno al caso estuvo plagado de corrupción. 

“Es un descaro todo, no hay leyes, es todo corrupto, policía, jueces, fiscales, abogados, cuando ven dinero por el medio se venden todos. Nos habían asignado una fiscal para la defensa y nunca pudimos conocerla, ni entrevistarnos con ella”, comentó la madre de la víctima. 

Hace unos meses la tía de la víctima, Tamarys Andreu, también denunció que al presunto asesino le hicieron las pruebas para detectar la presencia de alcohol en sangre cinco horas después del accidente de tránsito.

“Las pruebas dieron negativo, pero sabemos que las falsificaron, ese hombre estaba más que borracho, se había pasado la mañana tomando con una persona que nos lo confirmó”, aseguró.

Asimismo, explicó que el culpable es un hombre con “influencia” en la zona, por lo que tenía serias dudas de que el proceso fuera transparente, sin lagunas legales ni corrupción de la justicia, y que le aplicara la sanción correspondiente por conducir bajo los efectos del alcohol. 

Ahora que el tribunal se ha pronunciado, Raquel afirma que está decepcionada y solo quiere que se haga justicia.

De acuerdo con la madre, el responsable se encargó de sobornar a las personas implicadas en el proceso judicial, para que no trascendiera que él iba conduciendo borracho.

Sin embargo, la familia obtuvo el testimonio de un amigo del culpable, quien aseguró que este es alcohólico y se había pasado tomando toda la mañana del día del incidente.

“Seguramente por buena conducta cumplirá 1 o 2 años, porque usted sabe como es este país, si tienes dinero vas para alante, comprando a todos. Le puedo decir que lo tratan con todos los honores, no como un preso normal, lo tienen en una granja o unidad militar, donde gana un sueldo enorme, para que usted vea qué privilegios tiene”, dijo la mujer.

“Nada resucitará a mi hijo pero quiero que el gobierno de mi país no me quiera hacer boba, que se sepa la corrupción que hay en este país, y el mundo entero sepa que a mi hijo lo asesinaron”, expresó.

Siento que no le he podido hacer justicia, y que no se la voy a hacer”, lamentó.

Raquel tiene 48 años, es una mujer enferma, vive con dos ancianos y su hijo Andy se encargaba de mantener a la familia.

“Mi hijo era cabeza de familia de los tres”, subrayó.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.