Madre cubana desesperada implora a Díaz-Canel que no le quite la casa

El esposo de su hija, un ciudadano alemán, se ha visto hostigado por las autoridades de Granma

Madre cubana de Media Luna podría perder su casa (Foto: La Demajagua)

Delsi Ortiz, una mujer humilde que trabajó toda su vida desyerbando los campos de azúcar para alimentar a sus hijos, pide al presidente Miguel Díaz-Canel ayuda para que no le quiten su casa, ubicada en la comunidad de Media Luna, en la provincia de Granma.

Ortiz, quien ganaba cuatro dólares al mes por ese trabajo, cuenta en un video publicado en YouTube que cuando su hija se casó en el exterior con el alemán Christoph Jensen se vino a vivir en la Isla y compraron una casa vía donación. Ahora las autoridades de Media Luna quieren decomisar su propiedad, alegando que la adquisición por esa vía fue ilegal, cuando el 98% de los cambios de propiedad en territorio cubano se hacen de esta manera.

La mujer, de 67 años, comenta en el video que ya sufrió un paro cardiaco por la presión y el acoso constante por parte de las autoridades interesadas en adueñarse de la vivienda.

“Ayúdeme señor presidente, se lo imploro, porque si no me van a tener que sacar muerta de este hogar, de aquí solamente muertos salimos mi familia y yo, no hemos robado nada a nadie, todo esto es por sacrificio de mis hijos para que ahora tan fácilmente nos quieren despojar de lo único que tenemos en la vida”, expresó.

La situación de Ortiz tiene un trasfondo de injusticia que la Seguridad del Estado y el gobierno de Granma han cometido hacia su familia desde el 2017, según una denuncia compartida por el alemán a la redacción de Periódico Cubano.

Ese año, los agentes de la policía política, además de registrar la vivienda en cuestión y dos casas que pertenecían a la familia, se llevaron presos a Idiel y Odeis Torres Ortiz, hijos de Delsi, quienes fueron acusados por enriquecimiento ilícito.

El operativo estuvo a cargo del instructor penal Alexis Javier Villa Abreu que en todo momento mostró un comportamiento prepotente hacia la familia y dijo que estaban buscando drogas, lo cual fue motivado por falsos rumores.

“Aunque inmediatamente comprobamos que todo el dinero para las casas provenía de mi propio salario y fue mandado de cuenta a cuenta, mis cuñados seguían presos mientras que la Seguridad del Estado seguía buscando algún delito. Por fin se quedaron con el hecho de que mis familiares habían declarado las compras de casas como donación”, expresó Jansen.

Delsi Ortiz fue sometida a juicio donde le dictaron una sentencia de tres años de privación de la libertad condicional, pero la fiscal local sigue insistiendo en el decomiso ante supuestos actos ilícitos y por ello la madre podría quedarse sin casa.

“Mi consejo a todos los cubanos y a todos los extranjeros que quieren ayudar a su familia es que no lo hagan en Granma. Las autoridades de Granma usan cualquier truco para confiscar cualquier propiedad que se destaque entre una cabaña de paja”, indicó Jansen quien ya vive en Alemania con su esposa.

Tomado De Periodicocubano

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.