Luis Alberto Rodríguez López-Calleja: gran derrumbe del castrismo

La muerte del general tumba la mayor apuesta del régimen y en unos días se conmemorará el primer aniversario de las más generalizadas protestas populares en Cuba.

El general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja. MARTÍ NOTICIAS

La muerte del general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja es, en la arquitectura del castrismo, un derrumbe mucho mayor que el del hotel Saratoga.

El hombre fuerte del neocastrismo, el arquitecto del capitalismo corporativo y autoritario, quien se encargaba de construir en Cuba hoteles de lujo mientras la población muere sin medicamentos y en la desatención médica, no tiene ya ningún futuro.

Dada su preparación, dado su recorrido por el organigrama del poder y los lazos de parentesco con Raúl CastroRodríguez López-Calleja resulta insustituibleEl castrismo no podrá continuarse ya con la coartada de no repetir el apellido Castro, pierde su oportunidad de ser dinastía sin ser acusado de serlo.

Queda en pie, por supuesto, el conglomerado GAESA que él dirigía, y continuará el propósito oficial de dejarle al pueblo el sálvese cómo puedan, mientras jerarcas y familiares ejercen la rapiña del país. Sin embargo, la desaparición de Luis Alberto Rodríguez López-Calleja resulta un mazazo para un régimen cada vez más vulnerable, con un país en ruinas, bajo una represión cada vez más feroz y con cada vez más protestas.  

La muerte del general Rodríguez López-Calleja tumba la mayor apuesta del régimen; en unos días se conmemorará el primer aniversario de las más generalizadas protestas contra ese régimen; y las condiciones que llevaron a esas protestas populares no han hecho más que acrecentarse en este año: esta es la situación actual en Cuba. Raúl Castro y los jerarcas de su régimen tienen que lidiar con un derrumbe muy grande, colosal.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%