Los relámpagos matan más cubanos que los huracanes, tornados y lluvias intensas juntos

En los últimos 40 años ocurrió un incremento de más del 50% de las tormentas y descargas eléctricas reportadas en el país.

Una descarga eléctrica durante una tormenta. PRENSA LATINA

Las descargas eléctricas atmosféricas provocan más muertes que los frecuentes huracanes que azotan a Cuba, hasta el punto de que constituyen la principal causa de muerte por fenómenos naturales en el país, indicó un estudio científico divulgado el lunes.

De acuerdo con el Instituto de Meteorología del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, el promedio anual entre 1987 y 2017 fue de 54 víctimas fatales por esa causa, citó el diario oficial Granma.

Según una investigación de los másteres en Ciencias Nathalí Valderá Figueredo y Evelio García Valdés, durante el periodo estudiado hubo un total de 1.742 muertes por electrocución debido a descargas eléctricas atmosféricas en todo el país.

Esa cifra supera los fallecidos dejados en igual tiempo por huracanes, tornados y lluvias intensas juntos.

Por provincias, la mayor cantidad de hechos de esa naturaleza ocurrieron en Granma, con 249 muertes; seguida de Holguín, con 186; Camagüey, con 161; y Santiago de Cuba, con 147.

Las estadísticas derivan de la información reunida por el Departamento de Estadísticas del Ministerio de Salud Pública.

Del estudio deriva que el mes en que mayor cantidad de víctimas dejan las descargas eléctricas es julio, con 376, seguido por agosto, con 363, y junio, con 361.

La doctora en Ciencias Lourdes Álvarez Escudero, investigadora titular del Centro de Física de la Atmósfera del Instituto de Meteorología indicó que en los últimos 40 años ha ocurrido un crecimiento de más del 50% de la actividad de tormentas y descargas eléctricas reportadas por las estaciones meteorológicas del país.

Los datos con que cuentan los investigadores muestran que el mayor porcentaje de ocurrencia de observaciones de tormentas ocurre al sur de Pinar del Río, en particular en la zona de San Juan y Martínez, el centro de Matanzas y Mayabeque, con un marcado crecimiento desde las costas hacia el interior.

Se suman a esa zonas el centro-sur de Ciego de Ávila, que se extiende a la porción sureña de Camagüey, y las zonas montañosas de Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Además de provocar la pérdida de vidas humanas, las descargas eléctricas afectan las comunicaciones, la aviación, las redes eléctricas y telefónicas, las estaciones para el bombeo de agua y la extracción y almacenamiento de combustible, sistemas de energías renovables, equipos de computación y electrodomésticos, además de generar incendios forestales, subraya la investigación.

La pasada semana, varios vecinos del barrio de Alamar, en el este de La Habana, lamentaron la rotura de algunos de sus electrodomésticos, sobre todo refrigeradores, durante las tormentas y descargas eléctricas ocurridas en ese lapso.

Según las autoridades cubanas, un rayo provocó el incendio de grandes proporciones que entre el 5 y el 12 de agostó destruyó buena parte de la base de supertanqueros de Matanzas, el mayor depósito de combustible del país, que dejó 16 muertos, la mayoría bomberos, y mas de un centenar de heridos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%