Los pañales desechables y toallitas húmedas, también regulados en Cuba

Las autoridades cubanas ya no saben qué hacer para controlar la venta de productos escasos, incluso cuando ya los expende en sus tiendas en dólares.

Venta de artículos regulados en una tienda en Cuba. ALEJANDRO GARCÍA SÁNCHEZ INVASOR

Las autoridades cubanas ya no saben qué hacer para controlar la comercialización de productos escasos, incluso cuando estos se venden en sus tiendas en dólares. Ahora el Consejo de Gobierno en Ciego de Ávila anunció su decisión de incluir en la lista de productos de venta regulada los pañales desechables, las toallitas húmedas y las almohadillas sanitarias.

Todos esos productos, deficitarios en Cuba, serán vendidos en pesos cubanos en las cadenas de tienda Caribe y CIMEX en esa provincia, con el propósito confeso de «poner coto al acaparamiento, reventa y especulación de artículos de primera necesidad».

En Ciego de Ávila la decisión llegó después que en días anteriores la venta liberada de estos artículos generara «colas, aglomeraciones e indisciplinas, a la vez que se comprobó la posterior reventa a precios especulativos», reportó el periódico oficial Invasor.

Según la nota, esa «decisión busca equidad en el acceso, frenar el proceso especulativo y la indisciplina social».

Aymée García León, gerente comercial de CIMEX, empresa perteneciente al conglomerado empresarial de los militares cubanos GAESA, indicó que «de conjunto propusimos llevar los próximos inventarios a las comunidades y comercializarlos mediante el sistema organizativo de los consejos populares».

El mecanismo creado por las autoridades es el siguiente: en cada territorio se conciliarán las bases de datos de la Dirección de Salud Pública, que tiene censadas a las mujeres embarazadas y paridas, a quienes se ofrecerán los productos, mientras que en las de Trabajo y Seguridad Social se determinarán los denominados «casos vulnerables», calificativo para personas pobres, con enfermedades invalidantes o limitados.

El mecanismo se extiende también para la venta de cigarros H. Upman y Popular, cuya intermitente presencia en los mercados motiva enormes colas.

Ahora todos esos productos, así como los de aseo (champú, pasta dental, detergente) y alimentos (pollo, salchichas y aceite, fundamentalmente), ya vendidos de esta manera desde 2020, se suman a la lista de los regulados.

Tanto la prensa oficial como las autoridades subrayan, al anunciar tan enrevesado mecanismo de organización de la venta de productos de primera necesidad, que este persigue proteger a los trabajadores de especuladores, coleros y revendedores.

En 2020 la distribución de muchos productos se empezó a hacer a través de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Cuando en 2021 esas regulaciones desaparecieron, muchos cubanos exigieron su restablecimiento, pues así al menos pueden alcanzar algo de lo poco que venden los mercados en pesos cubanos, cuyo desabastecimiento es el verdadero origen del problema.

Ahora este mecanismo se ha extendido incluso a productos que se comercializan en dólares en las tiendas cuyos ingresos, según el Gobierno, iban a conseguir abastecer los mercados en pesos cubanos, la moneda en que reciben sus salarios los habitantes de la Isla.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%