Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Los hogares de ancianos certificados en Cuba cuestan ahora casi la pensión mínima

Con la arrancada de la Tarea Ordenamiento y las nuevas tarifas, las casas de abuelos con avales también suben los precios.

Un anciano cubano asomado en el Hogar Alfredo Gómez Gendra, de Centro Habana. ISMAEL FRANCISCO CUBADEBATE

Con la llamada Tarea Ordenamiento, los hogares de ancianos y casas de abuelos que están certificados en Cuba elevan sus precios mensuales hasta 1.260 pesos y 792, respectivamente, cuando la pensión mínima ha sido establecida por el Gobierno en 1.528.

Según publicó el sitio oficial Cubadebate, estos centros que no cumplen el requisito de la certificación están establecidos entre 110 y 189. Así, los hogares de ancianos sin certificar tipo A internos tienen una tarifa de 189 pesos, mientras los externos, 154; los tipo B internos, 126, y externos, 110. 

El Hogar de Ancianos Alfredo Gómez Gendra de Centro Habana, en la capital, es uno de los 49 (de los 157 existentes en la Isla) sin recibir todavía el aval que, al tiempo que eleva los costos, debe significar más calidad, señala el medio.

“En estos momentos estamos reparando la edificación, porque para certificarla, que queremos sea este año, tenemos que brindar un servicio de excelencia”, dice la licenciada en Enfermería Mileisy Evans López, directora del centro. 

Las normas actualizadas con el ordenamiento monetario establecen que la Asistencia Social cubre el pago parcial del servicio de casas de abuelos y hogares, solo cuando se comprueba insuficiencia de ingresos del adulto mayor y sus familiares para asumirlo totalmente.

Según el portal oficial, los que logran acceder como beneficiarios a la Asistencia Social, ingresan a los hogares de ancianos con todos los servicios cubiertos y reciben una prestación monetaria excepcional de 60 pesos, para gastos personales o de bolsillos. 

En el Alfredo Gómez Gendra, según su directora, hay diez ancianos que la Asistencia Social los tiene que apoyar. 

“Además de los ocho que ya recibían ese beneficio, otros dos tampoco tienen ingresos, solo que hasta ahora sus familiares les pagaban los 40 pesos, pero al aumentar la tarifa no pueden asumir el pago, porque también son jubilados”, señala. 

Según el censo de 2012, el 18,3% de la población cubana tenía 60 años o más. Durante 2020 la cifra creció a un 21,3%. Se estima que el 15% de los ancianos en Cuba viven solos.

La Isla dispone de 300 casas de abuelos con 10.258 plazas, 3.516 plazas de día en hogares de ancianos y 157 hogares con 12.561 camas, capacidades insuficientes tomando en consideración el alto nivel de envejecimiento poblacional

Se estima que el 1,3% de este grupo de edad requiere cuidados permanentes, aunque no solo en hogares de ancianos, puede ser en su casa.

En este sentido, las provincias con menor cobertura de camas son Artemisa, Pinar del Río, Holguín, Granma y Cienfuegos. Mientras, el 2,2% de los adultos mayores pueden demandar cuidados diurnos. Según esta necesidad, tienen menor cobertura Holguín, Granma, Santiago de Cuba, Pinar del Río y Artemisa. 

Los altos precios de alimentos, productos de primera necesidad y servicios estatales han generado críticas entre los pensionados cubanos.

La semana pasada, Gastón Sariol, un antiguo capitán de la compañía Cubana de Aviación, publicó una carta a Marino Murillo, el jefe de los ajustes económicos del Gobierno, en la que criticó a la cúpula del poder por vivir “tan distanciada de la realidad”.

Jubilados cubanos entrevistados por el medio oficial Periódico26 de Las Tunas se quejaron también de la calidad y los nuevos precios de los alimentos que ofrecen los comedores sociales, adonde acuden los inscritos dentro del denominado Sistema de Atención a la Familia (SAF): “los números no dan”, lamentó Roberto Peña.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: