Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

No es posible que los exponentes del odio y la intolerancia se acrediten el legado inclusivo de aquel periódico martiano

Foto ICRT

LA HABANA, Cuba.- Este 14 de marzo la propaganda oficialista cubana celebra lo que denominan “el día de la prensa cubana”. Lo anterior motivado porque un día como hoy, del año 1892, nuestro Apóstol José Martí fundó en New York el periódico Patria, en el contexto de la preparación de la guerra que habrían de librar los cubanos en pos de lograr su independencia del colonialismo español.

Patria vio la luz unos días antes que lo hiciera el Partido Revolucionario Cubano, la organización que concibió Martí para la unión de todos los elementos que lucharían por la independencia. En sus páginas encontramos las cartas, los discursos y otros documentos relacionados con la labor de Martí en aquellos años precursores.

La labor divulgativa de Patria también sirvió para que surgieran nuevos clubes revolucionarios que se incorporaban al Partido creado por Martí. Y aunque los destinatarios principales del periódico eran los cubanos del exilio, algunos de sus números penetraban clandestinamente en la isla, los cuales eran leídos con sumo interés, y pasaban de mano en mano en medio de un peculiar proselitismo.

Esta maniobra castrista en torno a la fecha de la fundación de Patria es otro espurio intento por apropiarse del legado martiano. No le bastó a la actual cúpula gobernante cubana con echar a rodar la falacia de que el Partido Revolucionario Cubano era el antecesor del Partido Comunista de Cuba que hoy sojuzga a nuestra nación. Fue así cómo, a partir de 1992, cuando Patria arribaba al centenario de su fundación, los castristas comenzaron a utilizar la fecha para tratar de identificar a su prensa sumisa y cautiva con aquel combativo periódico martiano.

Por supuesto que son muchos los episodios que podríamos traer a colación para desmentir la falsedad de la propaganda castrista. Sin embargo, nos vamos a referir solamente a uno, acontecido en tierras dominicanas en 1895, cuando Martí, en unión de Máximo Gómez, daba los preparativos finales a su partida hacia Cuba para incorporarse a la contienda independentista que ya se había iniciado el 24 de febrero de ese año.

Según nos cuenta el historiador y ensayista Félix Lizaso en el tomo VI de la Historia de la Nación Cubana (editado en 1952 con motivo del cincuentenario de la República), aun en medio de la agitación por los preparativos bélicos, Martí recordaba los consejos que había dejado a quienes habían quedado a cargo de la publicación de Patria.

Apuntaba Martí que “la guerra no se dirige contra el español, sino contra un régimen usurpador e ineficaz, y quitar a los autonomistas toda preocupación acerca de que la revolución los desestima o tiene en poco, o establezca distingos futuros” (pág 171).

Todo muy claro. Pues Martí ratifica que la república que él y sus compañeros de lucha piensan fundar no iba a discriminar a nadie, ni siquiera a los integrantes del Partido Autonomista que tanto se habían opuesto a la opción independentista. Todo en perfecta consonancia con lo establecido en las Bases de su partido, que prometían entregar a todos los cubanos la patria libre

De esa manera, el periódico Patria continuaría su misión con un sesgo muy diferente al que hoy exhiben los medios de prensa controlados por la maquinaria de poder en la isla, los cuales se niegan a dialogar con aquellos que piensan diferente, y solo atinan a calificarlos como “mercenarios a sueldo del enemigo”.

No dudamos de que el 14 de marzo pueda ser festejado como el día de la prensa cubana. Pero tendría que ser el de una prensa inclusiva y sin odios, tal como la concebía el Apóstol. Nunca podrían acreditarse tal condición los exponentes de la más extrema intolerancia.

TOMADO DE CUBANET

Share This
A %d blogueros les gusta esto: