Los dibujos de una niña abusada nunca mienten

  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Tras casi 24 meses de espera un tribunal de La Habana dictó sentencia en un caso de abuso lascivo contra una niña de cuatro años.

Jesús Peña Cantillo muestra uno de los dibujos realizados por su hija (Foto de la autora)

LA HABANA, Cuba. – Jesús Peña Cantillo lleva casi 24 meses esperando que su hija de cuatro años encuentre justicia, tras el abuso al que fue sometida por su padrastro, según consta en los documentos de exploración para documentar el caso. Y aunque la sentencia de lo penal acaba de ser dictada ―seis años de privación de libertad para el perpetrador― las autoridades insisten en que la niña debe ser explorada nuevamente por otro equipo de especialistas (pese a la revictimización que implica obligar a revivir la experiencia). 

“Desde el 27 de julio del año 2019 puse una denuncia por abuso lascivo en la estación de policías de San Antonio de los Baños”, asegura Peña Cantillo. “La niña relató los hechos (a las autoridades) más claros que a mí y a mi madre”. 

Tras precisar que tales hechos incluían tocamientos, golpes y estrangulamientos para satisfacción del perpetrador, un equipo de investigación competente dictaminó que la niña había sido víctima de abusos lascivos. 

Y, aunque este miércoles en la noche el fiscal del caso comunicó a Peña Cantillo que finalmente el acusado había sido condenado a seis años de privación de libertad, el padre de la menor considera que la sentencia tardó demasiado.

Ya Peña Cantillo se había quejado de que, pese al cierre de fronteras locales por la pandemia de coronavirus, la sentencia del juicio celebrado el 19 de noviembre de 2020 no había sido dictada, explicó vía telefónica a CubaNet. 

Sin embargo, la mayor preocupación de la familia paterna de la menor sigue siendo el juicio civil, donde Peña Cantillo intentará obtener la guarda y custodia de su hija, basado en la presunta complicidad de la madre con el agresor de la niña. “Yo sé que están tramando un plan para ver cómo me quitan a mi hija”, lamenta.  

Lo que parece paranoia de un padre desesperado se justifica en el hecho de que ―cuando todo parecía haber acabado― el tribunal civil programó una nueva exploración del caso para verificar si los hechos no fueron inventados por la menor, pese a que el Centro de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes dictaminó el 14 de octubre de 2020 la gravedad del abuso y el resumen de la instrucción penal hecho por la psicóloga Jennifer Milagros Izquierdo recomienda no revictimizar a la niña.

La especialista en salud mental incluso expresó su preocupación por la niña, que “conversa constantemente (sobre lo sucedido) e incluso lo dibuja en cada ocasión que tiene oportunidad; de manera que se identifican daños psicológicos palpables”.

Desde que fue asentada la denuncia en la estación de policías de Cojímar bajo el número 73104/2019 hasta que quedó registrada en el Tribunal Municipal de Habana del Este como causa 53/20, con fecha de 19 de noviembre de 2020, no solo ha pasado mucho tiempo sino que ha aumentado la angustia de Peña Cantillo por la suerte de su hija.

Al principio, la menor lo culpaba por no haber estado presente para rescatarla, cuenta a CubaNet en medio de su desesperación. “Fui a buscarla para que se pasara unas vacaciones conmigo y, cuando se la fui a llevar a la madre de regreso, me enteré de por qué la niña no quería regresar”.

Peña Cantillo no solo acusó al padrastro abusivo sino que indagó entre los vecinos y la cuidadora privada para saber cuán grave había sido el abuso de su hija, lo que le permitió descubrir que todos sabían o se imaginaban. 

“Ponían la música alta para que no se sintiera afuera lo que sucedía adentro. Una vez la vecina de arriba me dejó caer un papel para que la llamara, pero ella se enfermó y el hijo no quiso meterse en eso”, explicó el padre.

El resto de los posibles testigos han actuado como cómplices porque, dice Peña Cantillo, “a ese hombre le tienen miedo. Supongo que cuando lo vean en la cárcel alguien hablará”.

CubaNet contactó a la abogada del caso, quien se negó a dar declaraciones a la prensa independiente.

Los abusos sexuales o violaciones de niñas han comenzado a ser visibilizados, ya sea en redes sociales o medios de comunicación. A juicio de muchos el Código Penal debe ser revisado para que la pena máxima por cometer abusos lascivos no sea de apenas seis años. Algo no debe estar bien en una sociedad donde ―el Gobierno dice― la salvaguarda de niñas y niños es prioridad. 

La siguiente estrevista fue ofrecida por Peña Cantillo a CubaNet antes de darse a conocer la sentencia del juicio celebrado a finales de 2020:

Tomado De CUBANET

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.