Los cubanos tendrán que aguantar al menos otros cinco meses la aguda escasez de medicamentos

Enero cierra con casi 140 fármacos del cuadro básico en falta.

Medicamentos sobre un mapa de Cuba. DIARIO DE CUBA

Enero cierra con casi 140 medicamentos del cuadro básico en falta y los cubanos seguirán sufriendo esta escasez que golpea su salud por al menos otros cinco meses, según declaraciones de Eduardo Martínez Díaz, presidente del estatal grupo empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma), al diario oficial Granma.

«De acuerdo con los análisis realizados, con la mayor objetividad posible, pensamos que a partir de junio podríamos comenzar a tener mejorías en el abastecimiento global de medicamentos y de otros productos, sobre todo los de mayor prioridad, como los de tarjeta control. No será antes, porque para ello ya debíamos tener las materias primas, o que estas estuvieran navegando hacia el país, y no es lo que está sucediendo», admitió.

«Como parte de las medidas que hemos adoptado, de conjunto con el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), desde hace tres años, se establecieron prioridades con la clasificación de los medicamentos en tres niveles, por lo que las gestiones, la asignación de financiamiento y la contratación de las materias primas se hace teniendo en cuenta esas prioridades», añadió. 

Así, dijo que de los medicamentos que suministra BioCubaFarma al cuadro básico han estado en falta 136 productos durante enero.

De los 359 fármacos que en total produce el conglomerado estatal, 262 son de «Prioridad Uno», de los cuales quedaron en falta, en enero, 88.

«De estos últimos, 11 se encuentran en el proceso productivo y se entregarán en febrero; 64 tienen las materias primas contratadas y financiadas, pero están pendientes de arribo al país; otros siete dependen de materias primas que aún no se han podido financiar; y cuatro están afectados por problemas en las líneas de producción. Existen dos medicamentos cuyas materias primas no se han podido contratar por falta de proveedores«, dijo Martínez Díaz.

«De los medicamentos considerados de primera prioridad, 63 son tarjeta control. Estarán afectados 23, de los cuales 21 dependen de materias primas ya financiadas, pendientes de arribo al país. Un medicamento está afectado por rotura del equipamiento, en vías de solución, y de otro no se ha podido financiar la materia prima», añadió.

De los medicamentos de «Prioridad Uno», hay 12 a los que se les presta la mayor atención, porque son los que tributan a mayor cantidad de pacientes, más de cinco millones de personas. El funcionario los describió como «la prioridad dentro de la prioridad» y al cierre de enero están en falta tres, cuyas materias primas están pendientes de arribo a la Isla.

«Basta que no exista un solo componente, y no se puede fabricar. Por ejemplo, del Enalapril no se pudieron entregar los 42 millones de tabletas que se necesitan en el país para cubrir la demanda de un mes, quedando parcialmente desabastecidas dos provincias; por lo tanto, se considera en falta nacional. Este fármaco utiliza más de 15 componentes para su fabricación, y la causa por la cual no se produjo toda la cantidad necesaria fue por no contar con el material de envase primario», declaró.

Por otra parte, dijo que de los 110 medicamentos que tributan a la atención de los pacientes graves, se encuentran en falta 19, de los cuales «cuatro están en producción y se suministrarán en febrero; 13 cuentan con las materias primas financiadas, pendiente de arribo al país; y dos pendientes de financiar».

Díaz Martínez culpó al embargo de la crítica escasez de medicamentos en Cuba. Se quejó de que en los últimos tres meses del año pasado el Gobierno exportó a varios países vacunas contra el Covid-19 y otros productos, pero se han acumulado «cifras millonarias que no se han podido cobrar, provocando atrasos en los compromisos de pago a proveedores de materias primas, entre otros daños».

En medio de la escasez de medicamentos que padecen los cubanos, se ha agudizado el mercado negro de los fármacos con precios astronómicos que responden a la inflación galopante en la Isla.

En palabras del presidente de BioCubaFarma, «la venta ilegal de medicamentos, que causa irritación en nuestra población» hay que «resolverlo con la participación de todos».

«En BioCubaFarma, con el objetivo de incrementar el control de los medicamentos, tenemos establecido un plan integral de medidas en toda la cadena de producción y distribución. En ese plan, lo primero es el llamado permanente a la conciencia de nuestros trabajadores y al sentido de la responsabilidad», dijo.

También mencionó «el montaje de circuitos cerrados de televisión en todas las fábricas, que tiene como propósito fundamental la supervisión de las operaciones y el cumplimiento de las buenas prácticas de fabricación, pero, sin duda, también ayuda al control y a evitar hechos de robo«.

Ante la crítica situación de abastecimiento de medicamentos en Cuba, en el verano pasado, tras las históricas protestas ciudadanas del 11J, el Gobierno estableció la exención de aranceles para la importación de medicinas, alimentos y productos de aseo. Debía estar vigente, en principio, hasta finales de diciembre, pero la medida se prorrogó durante el primer semestre de 2022.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%