Los cementerios cubanos no pueden con los muertos del Covid-19: ‘ni brujería, ni cloro, ni doble nasobuco’

La necrópolis de Ciego de Ávila ha tenido que asumir 339 enterramientos en 17 días: ‘nunca habíamos visto algo así’.

Construcción de nichos en el cementerio de la ciudad de Ciego de Ávila, Cuba. INVASOR

Las cifras de muertes en la provincia de Ciego de Ávila, la mayoría de ellas producidas por el Covid-19, son «alarmantes», por lo cual las autoridades trabajan en la ampliación del cementerio de la cabecera provincial, que se ha visto colapsado en las últimas semanas con estadísticas «de espanto», según publicó el periódico Invasor.

Una custodio de la necrópolis, llamada Mercedes, dijo que el domingo de la pasada semana vio entrar 13 cadáveres, 43 el lunes y 69 el martes. 

«Ni brujería, ni cloro, ni doble nasobuco, nada… esto no tiene cómo acabar. Fíjate si es así que allí van 150 y ya mañana empiezan 200 nichos más, por eso estoy sentada velando los recursos», dijo al medio estatal.

Carlos César Cano Colomé, inversionista en la Dirección Municipal de Comunales, y con puesto de mando en la administración del cementerio avileño, dio la razón a la mujer.

«Hicimos 80 bóvedas aquí dentro y 150 en la ampliación, más otras 219 allá que se terminaron. Y nos quedan 110 por ocupar«, dijo.

Según Invasor, «el resultado da espanto: 339 enterramientos en 17 días, sin que la cifra hable de los que fueron al crematorio ni a los cementerios de Jicotea y Ceballos, dos poblados que pertenecen a la cabecera avileña«.

La autora del reportaje consideró que Ciego de Ávila podría ser «en el país, el municipio de mayor letalidad (cantidad de muertes, respecto al total de confirmados de Covid-19) o de mayor mortalidad (total de muertes, contra total de la población)«.

«El problema es la gran cantidad de cuerpos en descomposición al mismo tiempo. No se trata de fallas en la construcción de las bóvedas, sino del número de muertes. Nunca habíamos visto algo así, prácticamente los sepultureros ni descansan», lamentó Cano Colomé.

En el Hospital Antonio Luaces Iraola, su director y su epidemiólogo dijeron a Invasor que han reportado fallecimientos por Covid-19 en pacientes con test rápido positivo y todos los síntomas del virus. Pero también pacientes que han muerto por secuelas, días después de dar negativo. Todos han ido a las estadísticas que desde allí se elevan, pero no llegan al parte diario del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

El ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, admitió al medio que el parte de casos y fallecimientos por Covid-19 que emite cada día la entidad que dirige «es impreciso», pues «solo ingresan los fallecidos que en el momento de su deceso tienen un PCR positivo».

Además, Portal Miranda dijo que no todos los fallecidos alcanzan a realizarse u obtener el resultado del test PCR antes del fallecimiento, por lo que tampoco pasan a las estadísticas oficiales.

Según el medio oficial local, el volumen de fallecimientos es tal desde hace varias semanas que a la funeraria local, llamada El Clavel, han sido incorporados automóviles de empresas estatales como CUPET, ARTEX, OBE, COPEXTEL, LIDEX, BANDEC y Correos para apoyar en el traslado de los cuerpos.

El chofer Eduardo García sacó cuentas: «Días de siete, de cinco… siempre varios. Te digo, siete viajes cada carro y somos cinco en la funeraria de Ciego, sin contar los que se han sumado».

Yoanka Reyes Cruz, del consejo de dirección en la Empresa Municipal de Comunales, admitió la demora de los carros «sobre todo si tienen que ir a los centros de atención a pacientes de Covid-19«.

«A veces han estado, incluso, cuatro horas, ya sea por demoras en el certificado de defunción o por la falta de ayuda para trasladar el cadáver al carro (recuerde que ahí muchos están sin familiares)», dijo y se refirió a este último asunto como «el mayor contratiempo» de los que allí reportan.

Esta situación caótica no solo se da en Ciego de Ávila, pues debido al incremento del número de fallecidos en los últimos días también otras necrópolis se encuentran en proceso de ampliación, como es el caso de la de Santa Clara y Cienfuegos, ciudades sumamente afectadas por el Covid-19. En redes sociales se han reportado fosas comunes para sepultar a los muertos en provincias como Santiago de Cuba y Cienfuegos, una situación que la prensa oficial ha negado y ha presentado como «enterramientos en tierra» con «todas las condiciones».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%