Los apagones en Cuba ‘no perjudican al turismo’: el Gobierno se echa tierra para llenar sus hoteles vacíos

La odisea de los cubanos de a pie por los apagones se agudiza: en Holguín hacen colas con sus plantas eléctricas para poder comprar gasolina.

Hotel Parque Central de La Habana y una cola para comprar combustible para plantas eléctricas. DIARIO DE CUBA/YANDER SERRA/FACEBOOK

Mientras el Gobierno admite que los apagones en Cuba «no perjudican al turismo», en un intento por atraer y visitantes y llenar sus hoteles vacíos, cubanos de a pie tienen que llevarse sus plantas eléctricas a cuestas para poder comprar combustible en una gasolinera.

El martes, durante la feria mundial del turismo World Travel Market, el ministro de Turismo cubano, Juan Carlos García Granda, dijo que los cortes eléctricos que afectan a la población cubana «no perjudican al turismo», pues el sector privado está preparado, reportó EFE.

«La red privada y estatal que se dedica a la actividad turística se prepara para situaciones de contingencia energética con grupos electrógenos de emergencia o con celdas fotovoltaicas, porque también tenemos objetivos medioambientales», aseguró.

García dijo que su misión es atraer a más visitantes para poder generar ingresos que «contribuyan a la reactivación económica». Admitió que su prioridad es «rescatar la mayor cantidad de visitantes» después de la pandemia en la aspiración de que Cuba reciba en 2023 a casi tres millones de visitantes. En lo que va de año, la Isla ha recibido 1,2 millones de visitantes. Para el ministro, los meses de «noviembre y diciembre serán buenos».

En palabras de García Granda, su Gobierno «trabaja muy duro» para resolver los apagones.

«El turismo sirve para reactivar las termoeléctricas, para comprar más comida, para dar materia prima a los productores, para dar más bienestar y calidad de vida al pueblo en general. Ya saben que Cuba es un Estado socialista, que tiene mucha justicia social, como salud pública y educación gratuitas, y eso tiene un coste», arengó a los medios extranjeros reunidos.

Sin embargo, lo cierto es que la crisis energética que padece la Isla desde hace meses, con angustiantes apagones que afectan con más rigor a las provincias alejadas de la capital, obedece al deterioro de su ya envejecida infraestructura. Autoridades del Ministerio de Energía y Minas han admitido que las inversiones para renovarla son costosas y toman tiempo. Pese a esta situación, el régimen sigue dirigiendo grandes partidas al sostenimiento y expansión de la infraestructura turística.

Este martes, la oficial Agencia Cubana de Noticias (ACN), informó de que «con la finalidad de incrementar ligeramente la potencia hasta 240 megawatts (MW) y ganar en estabilidad de cara a diciembre próximo, la central termoeléctrica Antonio Guiteras prevé ejecutar más de 320 tareas en el mantenimiento programado que inició el sábado pasado.

Misbel Palmero Aguilar, director del mayor y más eficiente bloque unitario en Cuba, dijo que hasta la fecha se cumple con el cronograma de ejecución que incluye la reparación de uno de los calentadores de aire regenerativos, la limpieza del condensador y otros trabajos en el área de caldera.

Palmero Aguilar dijo que «la mayoría de las labores se desarrolla de forma escalonada, con el apoyo de profesionales de la Empresa de Mantenimiento a Centrales Eléctricas, entre ellos mecánicos, eléctricos y automáticos de provincias como Holguín, Cienfuegos y La Habana».

Holguineros con plantas eléctricas a cuestas para comprar combustible

El lunes, el fotógrafo y youtuber cubano Yander Serra publicó imágenes de una cola en una gasolinera de Holguín para comprar combustible para sus plantas eléctricas. Lo insólito ha sido que los clientes debieron llevar consigo las generadoras portátiles para poder comprar la gasolina.

«Así amanece Cuba: ahora hay que llevar la planta eléctrica para que te vendan el combustible. ¡Avanzamos! Y eso les duele», escribió con sarcasmo el joven en su perfil de Facebook. En los comentarios de su publicación precisó que las imágenes fueron tomadas en Holguín.

«El cubano ve un problema y le da solución, y a esa misma solución le surge un nuevo problema. Hay apagones, compro un generador eléctrico de gasolina, ya tengo el generador, ¿y la gasolina?», comentó Hugo León.

Otro usuario respondió a su planteamiento: «es que los buenos comunistas le buscan tres problemas a cada solución«.

En opinión de Aristely Méndez, esto es otra forma de controlar a quienes tienen plantas. Los comentarios a la publicación dan muestras de incredulidad y hastío. 

En septiembre, la Aduana de Cuba autorizó la importación sin carácter comercial de plantas eléctricas de potencia superior a los 900 voltios, en una decisión que la entidad ató a la crisis energética. El problema es que esta crisis afecta además al combustible que se vende en las gasolineras. Ya en agosto,a corporación CIMEX racionó la venta de gasolina para plantas eléctricas en el país

Por ello, a los propietarios de tales equipos «solo se les autoriza la venta de diez litros de combustible (gasolina) cuando esté en existencia en los CUPET».

Aparte de lo anterior, para conseguir ser atendido en las gasolineras, los interesados tienen que darse de alta en las oficinas territoriales del Ministerio de Economía y Planificación, presentando allí el carnet de identidad y la propiedad de la planta eléctrica. Lo de llevar a cuestas las plantas eléctricas es otro escalón más del racionamiento y control del poco combustible disponible para su comercialización.

La autorización para importar plantas de mayor capacidad esta vigente hasta el 31 de diciembre de 2022 y supone la aplicación de «una tarifa arancelaria del 30% para el pago del impuesto aduanero al exceso de la carga que corresponde gravar» en tales casos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%