El alimento es tan insuficiente en la isla castrista, que los cubanos a pesar de todo obstáculo, incluso la lluvia, no pueden dejar de hacer las multitudinarias colas en las tiendas estatales

El alimento es tan insuficiente en la isla castrista, que los cubanos a pesar de todo obstáculo, incluso la lluvia, no pueden dejar de hacer las multitudinarias colas en las tiendas estatales. Así sucedió en Guantánamo, donde decenas de personas permanecieron en una larga fila, mientas la tormenta tropical Eta atravesaba el país y provocaba aguaceros en esta provincia.  

En el grupo de Facebook  “Cubavisión Noticias de Cuba y el Mundo”, la usuaria Daimaris Domínguez Ricardo, compartió una imagen donde se observan a las personas reunidas, en espera de hallar algo de comida.

“Hoy en la tienda La Asunción desde Baracoa, Guantánamo, personas desde la madrugada para comprar pollo, entre ellos mi familia, debajo de tremendo aguacero y regresaron a las 9:00 p.m. a casa y sin nada en las manos”, refirió Domínguez en la publicación.

“Yo me pregunto: ¿creen que es justo? ¡Alguien me explique qué carajo es esto por Dios! Porque no logro entender”, concluyó.

En su “Aviso de ciclón tropical número 26”, el Centro de Pronósticos del Insmet detalló que la tormenta tropical Eta salió al mar cerca de las 9:30 horas de hoy por las cercanías de Punta Alegre, Ciego de Ávila, una localidad costera muy próxima al límite con la provincia de Sancti Spíritus.

El  paso de este evento meteorológico por la isla provocó fuertes lluvias e inundaciones en diversas localidades. Pero, guarecerse en casa no es una opción cuando no se tienen  los alimentos y productos básicos necesarios.

Tras  los embates de la tormenta tropical Eta en la central provincia cubana Ciego de Ávila, equipos de rescate y salvamento del Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja rescataron este domingo 8 de noviembre a más de 10 personas que estaban atrapadas en los techos de sus casas.

Del hecho dio cuenta el periódico oficialista local Invasor, que detalló en su perfil de Twitter que los rescatados habitan en zonas bajas de Guayacanes, donde el río se ha desbordado y mantiene incomunicada la zona.

Por otro lado, a  finales de  agosto otra imagen de personas bajo la lluvia en una cola inmensa recorrió las redes sociales. Cuando la tormenta tropical Laura atravesaba el occidente cubano rumbo al Golfo de México, en la ciudad de  Santiago de Cuba, la gente tenía preocupaciones más inmediatas: comprar pollo.

Adquirir lo que sea, más bien, a pesar del peligro del coronavirus siempre acechante, hasta que no se demuestre lo contrario, y de que un aguacero como los que cayeron asociados a la tormenta, podría ocasionar una neumonía a cualquiera.

Nada más se supo que sacarían postas del ave de corral, que ante la escasez de otras carnes se está convirtiendo en la reina de la mesa, en una tienda de Santiago de Cuba se armó la apretada fila.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.