Lizandra Góngora: la madre cubana que podría pasar más de 10 años en prisión por el 11J

La acusan sin pruebas de haber causado daños a una tienda MLC, ahora sus cinco hijos esperan que vuelva a casa

Madre cubana detenida arbitrariamente en el 11J. (Foto: Lizandra Góngora-Facebook)

La opositora cubana Lizandra Góngora Espinosa se encuentra acusada de “sabotaje” y “desorden público” por su participación en las manifestaciones del 11 de julio pasado.

Góngora de 35 años es madre de cinco hijos. Durante el 11J salió a manifestarse en el municipio de Güira de Melena, en Artemisa.

El lugar de las manifestaciones en ese municipio, una tienda en Moneda Libremente Convertible (MLC), se volvió conocido tras difundirse en redes sociales los videos de los daños causados por algunos manifestantes, que saquearon el lugar.

Góngora sufrió dos heridas en la pierna durante este evento, pero afirma no haber participado en los daños al local.

Un familiar de la opositora declaró en entrevista con Diario de Cuba que la opositora se refugió en La Habana tras las manifestaciones, pero fue delatada y arrestada el 22 de julio.

“Desde ese momento estuvo detenida en varios centros hasta que la llevaron para la prisión de mujeres del Guatao. Estuvimos 15 días sin saber nada de ella, hasta que nos avisaron de que estaba presa y acusada por los supuestos delitos de sabotaje y desorden público. Hasta ahora, la Fiscalía no ha presentado prueba alguna”, dijo el familiar, que prefirió permanecer en el anonimato.

La fuente destacó que Góngora lleva casi dos meses incomunicada. Las autoridades buscan inculparla, pero nada en sus declaraciones les ha dado pie para justificar los cargos.

“Nunca la hemos podido ver. En la prisión se contagió con Covid-19; además de eso está siendo sometida a constantes interrogatorios para sacarle una confesión de culpabilidad, pero ella afirma que solo se manifestó de manera pacífica, como la mayoría de las personas”, explicó.

Mientras tanto, los niños permanecen sin su madre, y a la familia se le terminaron las excusas para explicar su ausencia.

“Sus hijos desde su ausencia siempre están alterados. La niña de nueve años llora y pregunta por ella, y ya no sabemos qué decirle. El padre de tres de sus hijos quedó a cargo, pero está pasando mil trabajos con ellos porque todo ha sido muy inesperado”, añadió el familiar.

Este 15 de septiembre, el abogado independiente Sergio Osmín Fernández Palacios presentó una denuncia por la detención arbitraria de Góngora ante el Grupo de Detenciones Arbitrarias de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El jurista considera que la madre cubana fue privada de libertad sin fundamento legal y también de todos sus derechos como reclusa y mujer desde que fue arrestada.

Por ahora, el expediente judicial de Góngora está siendo llevado por la Fiscalía Militar, por cargo de sabotaje a la tienda MLC, perteneciente a los militares cubanos.

“La Fiscalía Militar no posee ninguna prueba concreta de que ella tiró piedras a la tienda, incluso le han preguntado en más de una ocasión qué ropa llevaba puesta ese día. Ella está presa por su postura política más que por otra cosa”, consideró su familiar.

El Código Penal cubano establece una pena máxima de 10 años para el delito de “sabotaje”, para quienes dañen instalaciones económicas o de cualquier tipo que cumplan un objetivo social.

Ya que Góngora Espinosa además está acusada de desorden público, de ser declarada culpable, su condena podría ser una de las más altas derivadas de las protestas del 11J.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%