Liberados los militares venezolanos secuestrados en la frontera con Colombia

El Ejército de Venezuela continúa la búsqueda de otros dos desaparecidos en los enfrentamientos con disidentes de las FARC.

Los militares venezolanos liberados por disidentes de las FARC. JAVIER TARAZONA/TWITTER

Los ocho miembros de la Fuerza Armada de Venezuela secuestrados por disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el pasado 23 de abril fueron liberados este lunes, un día después de que arrancara una tregua entre los militares y los grupos irregulares armados colombianos, que combatían en el estado Apure, fronterizo con Colombia, desde el 21 de marzo, informó la agencia española EFE.

El anuncio de la liberación fue hecho por el director de la ONG Fundaredes, Javier Tarazona, quien, ante el silencio gubernamental, informó del desarrollo de los enfrentamientos desde su comienzo, así como del secuestro, una semana antes de que fuera confirmado por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

«Tenemos información de la liberación de los ocho militares prisioneros de guerra del Frente Décimo de las FARC quienes desde el pasado 23 de abril fueron emboscados por este grupo terrorista en el sector La Capilla estado Apure; estarían en chequeo médico en la ciudad de Caracas», explicó Tarazona a través de Twitter.

A la espera de que se pronunciara el Gobierno venezolano, el activista agregó que algunos de los militares ya se han comunicado con sus familiares.

Más de tres horas después, el ministro de Defensa de VenezuelaVladimir Padrino López, confirmó la noticia del rescate y reveló que también continúa la búsqueda de otros dos efectivos, en referencia a los dos desaparecidos a los que el Gobierno no se había referido hasta hoy.

«En este momento, acompañados de un excelente grupo de médicos militares, brindamos atención a ocho valerosos patriotas, quienes encontrándose secuestrados por grupos criminales colombianos, hoy fueron rescatados en el estado Apure. Nada nos detiene», escribió el ministro en Twitter en un mensaje acompañado de un comunicado de la Fuerza Armada de Venezuela.

Según el texto, los militares fueron rescatados «el día de hoy, 31 de mayo», mediante la operación Águila Centenaria, tras ser secuestrados por grupos irregulares armados colombianos, en el marco de los combates entre la Fuerza Armada venezolana y las disidencias de las FARC desde el 21 de marzo.

«Veníamos llevando a cabo ingentes esfuerzos a fin de lograr la recuperación de los hermanos patriotas, a quienes felizmente ya tenemos con nosotros sanos y salvos. Por otra parte, hacemos del conocimiento público que continuamos en la búsqueda de otros dos efectivos«.

Debido a las condiciones en las que han estado durante el secuestro, se les brindará la atención médica especializada así como el apoyo necesario para garantizarles «óptimas condiciones de salud». «Agradecemos infinitamente a todos los que hicieron posible este rescate, devolviendo la tranquilidad al seno de la institución armada y muy especialmente a sus familiares, que pronto podrán tenerlos de nuevo en sus hogares», agregó la institución militar.

Las Fuerzas Armadas de Venezuela dijo que la vida e integridad física de los soldados «siempre ha estado por encima de todo» y rechazó «categóricamente las manipulaciones mediáticas y palangristas de opinadores de oficio, que han pretendido politizar la violencia encarnada por las facciones terroristas en la frontera».

La nota finalizó recordando que la Fuerza Armada continuará combatiendo a «las organizaciones delictivas que pretendan usar el sagrado territorio nacional para ejecutar delitos transnacionales que afecten la paz, el desarrollo y la estabilidad» del país.

Por el momento, se desconoce si hubo mediación de alguna institución o entidad para la puesta en libertad de los rehenes así como otros detalles, como la hora o el medio en que fueron trasladados a la capital, a unos 900 kilómetros de distancia.

Un conflicto silenciado por el chavismo

El Gobierno de Venezuela, que dosificó la información desde el comienzo de los combates, reconoció el secuestro de los ocho militares el pasado 15 de mayo, cuando Padrino López se limitó a leer un comunicado ante las cámaras de la televisión pública, tras varios días de presión por parte de la oposición y organizaciones no gubernamentales.

Padrino aseguró que el Ejecutivo trabajaba con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para generar las «condiciones necesarias» que ayudaran a liberar a los ocho militares secuestrados en la zona fronteriza en la quese registran combates desde marzo.

Tras el anuncio de Padrino López, el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, indicó, a través de Twitter, que su despacho era el encargado de coordinar con el organismo internacional para generar «en conjunto lascondiciones necesarias para una segura y pronta liberación».

La oposición, que culpó al Gobierno de los enfrentamientos en la frontera, exigió en reiteradas ocasiones información oficial sobre el secuestro de los militares, el número de fallecidos durante los combates, los desaparecidos y los heridos, pero nunca obtuvo respuesta.

«Por culpa de (Nicolás) Maduro y su política de entrega a los grupos irregulares extranjeros armados de nuestra soberanía territorial, estos soldados venezolanos están secuestrados y sus vidas corren peligro«, dijo entonces el representante de Juan Guaidó en Colombia, Tomás Guanipa.

Guanipa fue también quien se encargó de dar fe de vida de los secuestrados el día 22 de mayo a través de un vídeo que publicó en su cuenta de Twitter, cuya autoría no fue revelada.

En las imágenes, uno de los rehenes, acompañado de los siete restantes, leyó un comunicado dirigido al «pueblo bolivariano, al Gobierno nacional, a la Cruz Roja Internacional y a las FARC».

«Hacemos este mensaje como fe de vida y de haber escuchado el testimonio de nuestro general en jefe (Vladimir Padrino) de estar haciendo las gestiones de nuestra entrega ante estos tres actores mencionadosy agradecer que las acciones sean de manera diligente y lo más rápido posible, y con esto garantizar la seguridad y confianza que amerita para nuestro caso», leyó el militar.

Además, solicitó a Diosdado Cabello, líder destacado del chavismo al que el soldado se refirió como «mi capitán», para que agilizara las gestiones para que la liberación fuera «pronta y rápida». Se desconoce si Cabello intervino en las gestiones, pero nunca se pronunció sobre los secuestrados.

«Queremos estar con nuestras familias y poner en práctica la lección aprendida. Gracias a todos por sus oraciones y estar pendientes de nosotros. Gozamos en este momento de buena salud y buena alimentación. Muestro la fecha a día de hoy, 16 del 5 de 2021», concluyó el militar.

Pero, a pesar de las imágenes, el Gobierno continuó sin pronunciarse, una actitud que mantiene tras la liberación, reseñó EFE.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.