Legisladores cubanoamericanos expresan su profunda decepción con la postura del Vaticano hacia los cubanos que piden libertad

Anuncios

‘El pueblo cubano se ha sentido decepcionado por el fracaso de los líderes de la Iglesia Católica en apoyarlos contra la opresión, el abuso y la tiranía’, dicen.

El Capitolio en Washington, sede del poder legislativo de EEUU. UNIVISIÓN

Los congresistas cubanoamericanos por Florida María Elvira SalazarMario Díaz-Balart y Carlos A. Giménez enviaron una carta al arzobispo Christophe Pierre, nuncio apostólico de la Santa Sede en Estados Unidos, donde expresaron su decepción con la posición del papa Francisco al no pronunciarse en contra de la represión que sufren los cubanos.

«Escribimos para expresar nuestra profunda decepción por el hecho de que el Santo Padre no haya condenado los atroces abusos del régimen al pueblo cubano, ni expresado su solidaridad con sus demandas de libertad»indica el documento.

«El pueblo cubano se ha sentido decepcionado por el fracaso de los líderes de la Iglesia Católica en apoyarlos contra la opresión, el abuso y la tiranía. Durante años, las Damas de Blanco, que son las esposas, madres, hijas y otros familiares de los presos políticos cubanos católicos, marcharon los domingos a misa en protesta contra el encarcelamiento de sus maridos, hijos, padres y abuelos», prosigue el texto.

«Adicionalmente, el exprisionero político Eduardo Cardet, del Movimiento Cristiano Liberación, basado en la doctrina social de la Iglesia Católica y fundado en Cuba en 1987, declaró al Registro Nacional Católico el 20 de julio de 2021 que: ‘La respuesta del Vaticano a la realidad del pueblo cubano ha sido débil. Ha sido una respuesta evasiva, distante y fría. No ha habido un apoyo claro [del Vaticano] para las demandas legítimas que hemos estado haciendo durante tanto tiempo'», citan.

Los legisladores señalan que tales comentarios «resumen las opiniones de muchos católicos cubanos, tanto en la Isla como en todo el mundo, que se sienten abandonados por la jerarquía de la Iglesia que no ha logrado condenar los ataques diarios de la dictadura cubana a la dignidad humana, ni siquiera proclamar los derechos otorgados por Dios a los ciudadanos».

«Muchos también están preocupados por los informes de que la Policía del Vaticano se apoderó por la fuerza de las banderas cubanas de los fieles cubanos en la Plaza de San Pedro, mientras que las banderas de muchas otras nacionalidades permanecieron», apuntan, en referencia a la negativa del Vaticano a dejar entrar el domingo último a decenas de cubanos a la Plaza de San Pedro para presenciar la ceremonia del Ángelus.

«El pueblo cubano busca la solidaridad del liderazgo dentro de la Iglesia para apoyar a los oprimidos y afirmar la dignidad innata del espíritu humano. Lamentablemente, es nuestra opinión que se han encontrado con la apatía de los niveles más altos de la jerarquía de la Iglesia», concluyen.

La Oficina de Prensa del Vaticano declaró jornadas después de los sucesos que a los cubanos reunidos en el Vaticano se le ofreció su entrada, pero no como manifestantes.

«El domingo pasado algunas personas quisieron entrar a la Plaza de San Pedro para una manifestación política durante un evento espiritual y religioso, el Ángelus dominical que oficia el Santo Padre. Por lo que sabemos, se les ofreció entrar a la plaza como individuos, no como manifestantes, pero se negaron», indicó la Oficina de Prensa del Vaticano en una respuesta enviada a Radio Televisión Martí.

La manifestación pretendía rezar por la libertad y llamar la atención del papa sobre la represión en Cuba. Su promotor, el influencer cubano Alexander Otaola, denunció una situación que difiere de lo explicado por el Vaticano. Para él, el régimen cubano estaría detrás de lo sucedido.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.