Lázaro Noel Urgellés… un joven cubano menor de edad que el 11 de julio lo convirtió en preso político

«¿Tú sabes lo que acaban de decir en la televisión? Dicen que no tienen niños presos… ¿Y mi chamaco qué es?», es la frase que siempre sale de la boca de Yoel Urgellés cuando llama por teléfono.

Su hijo, Lázaro Noel Urgellés Fajardo, lleva cinco meses preso aún sin cumplir la mayoría de edad, a raíz de su participación con un grupo de amigos en las protestas civiles del 11 de julio. Alegando supuestos delitos de «sedición» y «hurto», la Fiscalía ya le pedía 13 años de prisión.

El día del arresto, Maylín Fajardo, la madre del joven, llamó a Urgellés para que ambos fueran buscarlo a la estación de policías del municipio Diez de Octubre, comúnmente conocido como Aguilera.

«Se los llevó el DTI [Departamento Técnico de Investigaciones] mientras estaban comiéndose una pizza. A él y a tres amiguitos más de la zona». Se cree que fueron Brandon David Becerra (18 años) y Kendry Miranda Cárdenas (17 años), quienes enfrentan condenas de 18 y 20 años de privación de libertad, respectivamente.

Hasta que Yoel Urgellés no contrató a un abogado, no supo que su hijo aparecía en un vídeo con una piedra en la mano. Lázaro Noel no pudo ver a sus padres durante todo un mes.

«Me dicen que estaba en la manifestación y aunque lo hayas visto con la piedra en la mano, no quiere decir que la haya tirado. ¿Dónde está el policía, o los policías, que le dieron tres tiros a un amigo mío, en el sector de Toyo?», cuestionó.

«Contratamos a un abogado: 4 200 pesos por gusto. Fue a verlo una sola vez a [a la prisión] El Guatao», refirió.

El letrado le dijo que debían esperar por la petición fiscal, así como que había presentado varios cambios de medida que resultaron denegados. Sin embargo, Urgellés no tiene cómo comprobar que así sea.

«Mi hijo no es de ambiente [la cárcel]. Él estudia, tiene su carrera, pero al estar la COVID cerraron las escuelas. Es graduado de fresador en la René Ramos Latour. Yo iba a la escuela a cada rato; ahora extraño hasta cuando lo regañaba», explicó Urgellés, diciendo que llora cada vez que va a visitarlo en el penal y que lo ve triste, que «lo pusieron con una pila de menores de Arroyo Naranjo y San Miguel del Padrón en la compañía C-5».

Lázaro Noel constituye apenas uno de los 15 menores que aún están encarcelados y para los que la Fiscalía solicita sentencias que en muchas ocasiones superan sus propias edades.

Todavía se desconoce, pese al trabajo colaborativo entre las organizaciones Cubalex y Justicia 11J para reportar sobre el asunto, la petición fiscal de los que tienen entre 15 y 17 años de edad, entre los que se encuentran Leosvani Gimenez Guzmán, Rubén Alejandro Parra Pupo, William Chenier Ríos Arrieta, Jonathan Torres Farrat, Yankier Sardiñas Franco y Yerman David Gutiérrez Dueñas.

Las peticiones fiscales de al menos tres de los reclusos fueron publicadas, dado que en estos últimos cinco meses cumplieron la mayoría de edad. Bajo cargos de «sedición», la Fiscalía quiere imponer 15, 18 y 23 años de prisión a Emiyoslan Román Rodríguez, Brandon David Becerra, Rowland Jesús Castillo.

Mientras, las peticiones fiscales de otros menores, quienes se encuentran asumiendo las medidas cautelares de libertad bajo fianza o reclusión domiciliaria, oscilan entre cuatro y 18 años de prisión.

Por su parte, la dirigencia comunista y el diario oficialista Granma han negado reiteradamente la presencia de niños y niñas en los penales de la isla, obviando que la disposición de adoptar la responsabilidad penal en Cuba a partir de los 16 años va en detrimento de la propia infancia.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%