Las sombras de Fidel Castro y Hugo Chávez surgen en la campaña electoral de Honduras

Anuncios

Los comicios se desarrollarán el domingo en un contexto violento en el que varios activistas y candidatos han sido asesinados

El partido liberal acompañó en el entierro de Francisco Gaitán, quien buscaba su quinta reelección y fue asesinado el 13 de noviembre. (EFE)

(EFE).- El proceso electoral de Honduras, que concluirá con los comicios generales del próximo domingo, ha sido empañado por el asesinato de activistas de varios partidos y el protagonismo que el gobernante Partido Nacional les dio a los fallecidos presidentes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez.

«Se vive un conflicto, sobre todo un contexto de violencia política que está generando miedo en la población», dijo a Efe en Tegucigalpa la directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), Migdonia Ayestas.

La experta agregó que en las últimas semanas hubo «muchas muertes violentas de candidatos a cargos de elección popular que, lastimosamente, nadie va a votar por ellos porque se les privó de la vida».

Entre ellos figura el alcalde de Cantarranas, Francisco Gaitán, asesinado el 13 de noviembre, quien buscaba su quinta reelección

Entre ellos figura el alcalde de Cantarranas, Francisco Gaitán, asesinado el 13 de noviembre, quien buscaba su quinta reelección.

«Los actores políticos que están perdiendo la vida son alcaldes, vicealcaldes, simpatizantes y militantes de los partidos», entre ellos candidatos a diputados, lo que «está afectando la estructura de la base de los partidos políticos», enfatizó Ayestas.

Según el último informe del Observatorio de la Violencia de la Unah, entre diciembre de 2020 y octubre de 2021 se registraron 27 homicidios, 18 coacciones, 11 atentados, 6 amenazas, una coerción y un rapto asociados a la violencia política electoral.

Con la muerte de Gaitán suman al menos 31 los crímenes asociados a la violencia política en el país, que el 28 de noviembre celebrará sus undécimas elecciones generales consecutivas desde que retornó al orden constitucional en 1980.

Ayestas señaló que la violencia criminal durante el presente proceso electoral ha sido mayor que en el de 2017, cuando se registraron 12 homicidios hasta antes de las votaciones.

Los hondureños elegirán el domingo un presidente, tres vicepresidentes, 298 alcaldías municipales, 128 diputados al Parlamento local y 20 al Centroamericano, en un proceso en el que participan 14 partidos políticos y 12 candidatos presidenciales.

Los hondureños elegirán el domingo un presidente, tres vicepresidentes, 298 alcaldías municipales, 128 diputados al Parlamento local y 20 al Centroamericano

De los 12 candidatos presidenciales, solamente 3, según sondeos de opinión, tienen posibilidad de ganar: Xiomara Castro –esposa del ex presidente José Manuel Zelaya, muy vinculado al bolivarianismo y destituido casi al final de su mandato, en 2009– del partido Libertad y Refundación (Libre, de izquierda); Nasry Asfura, actual alcalde de Tegucigalpa, del gobernante Partido Nacional, y Yani Rosenthal, del Partido Liberal, los dos últimos conservadores.

Hasta las elecciones de 2013, los partidos Nacional y Liberal, ambos fundados hace más de 100 años, se alternaron en el poder mediante un bipartidismo que en varias ocasiones fue interrumpido por golpes de Estado militares, tres de ellos en la segunda mitad del siglo pasado.

Aunque los presidentes Fidel Castro, de Cuba, y Hugo Chávez, de Venezuela, murieron el 25 de noviembre de 2016 y el 5 de marzo de 2013, respectivamente, su figura ha tenido protagonismo en el proceso electoral hondureño que concluirá el domingo.

Ha sido el Partido Nacional, en una campaña anticomunista contra Libre y su candidata presidencial, Xiomara Castro, el que ha difundido por televisión mensajes anticomunistas con imágenes de ella, Fidel Castro y Hugo Chávez.

Según los líderes del Partido Nacional, votar por Xiomara Castro supone que Honduras se vuelva comunista, lo que algunos analistas interpretan como una acción desesperada del oficialismo, que lleva doce años consecutivos en el poder, desde que ganaron las elecciones generales de 2009.

Los mensajes del Partido Nacional son su respuesta a Libre y otros sectores de oposición que se han sumando a Xiomara Castro, por venir acusando al oficialismo, desde hace ocho años, de «corruptos», «narcotraficantes» y «dictadores».

Los 12 años en el poder del Partido Nacional, cuatro de ellos con Porfirio Lobo (2010-2014) y ocho con Juan Orlando Hernández, quien en los comicios de 2017 fue reelegido aunque no se lo permitía la Constitución y tras ser avalado por el Supremo, han sido salpicados por denuncias, algunas desde EE UU, de corrupción y tener nexos con el narcotráfico.

Los mensajes del Partido Nacional son su respuesta a Libre y otros sectores de oposición que se han sumando a Xiomara Castro, por venir acusando al oficialismo, desde hace ocho años, de «corruptos», «narcotraficantes» y «dictadores»

En el caso de Porfirio Lobo, un hijo suyo, Fabio Lobo, fue condenado en septiembre de 2017 a 24 años de cárcel en Nueva York, luego de haber sido capturado en Haití, en 2015, por delito asociado al tráfico de drogas hacia Estados Unidos.

En un caso similar, Juan Antonio Tony Hernández, hermano del presidente hondureño, fue sentenciado el 30 de marzo pasado a cadena perpetua más 30 años de prisión por narcotráfico en un tribunal de Manhattan.

Las campañas incitando al odio no han cesado, pese a los llamamientos de diversos sectores sociales del país y la comunidad internacional a los políticos para que apuesten por una fiesta cívica y acepten los resultados en las urnas.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.