Las hermanas Garrido reciben condenas de tres y siete años de cárcel por protestar el 11J

La cubana Reyna Yacnara Barreto, de 21 años, es trasladada a prisión por participar en las manifestaciones del 11J mientras la familia Andy García denuncia acoso del régimen.

Las hermanas María Cristina Garrido (izq.) y Angélica Garrido (der.). RADIO TELEVISIÓN MARTÍ

El Tribunal Provincial de Mayabeque entregó esta semana la sentencia firme a las hermanas Angélica y María Cristina Garrido, condenadas a tres y siete años de privación de libertad respectivamente, por su participación en las protestas populares del 11 de julio de 2021 en la localidad de Quivicán, informó Radio Televisión Martí.

María Cristina, de 41 años, tenía una petición fiscal de 15 años de prisión, de los cuales deberá cumplir siete en la cárcel, mientras su hermana Ángelica Garrido Rodríguez cumplirá tres de los diez que le pedía la Fiscalía.

La información fue divulgada por los esposos de ambas opositoras, quienes recibieron la sentencia esta semana y se la hicieron saber a sus parejas, que se encuentran actualmente en la cárcel de mujeres del Guatao.

«A ella le ponían muchos delitos, indisciplina social, desacato, atentado… pero bueno, la abogada demostró en el juicio que, cuando un individuo está en el proceso del desarrollo de un delito, se queda en uno solo, que es el más grave, en este caso sería atentado», dijo Luis Rodríguez sobre su esposa Angélica Garrido.

«Ellas no cometieron nada de eso», dijo Rodríguez, quien indicó que la denuncia de atentado «radica en que, cuando las introducen en el auto, que las llevan para la PNR, como ahí no hay testigos, tres o cuatro mastodontes de 220 libras contra ellas dos de 110 libras, a Angélica le tuercen los dedos hacia atrás […] provocándole fractura”».

«A María Cristina le empujan la cabeza con las manos hasta pegarle la cabeza con los pies dentro del auto, parece que para que no gritaran, y en una de esas acciones de tortura, se le salta un botón de la camisa a uno de los oficiales y bueno, por ese botón son los tres años», dijo Rodríguez.

«El pueblo de Quivicán sabe que ellas son inocentes, todo el pueblo me lo dice. El pueblo es testigo», añadió.

Mientras tanto, el régimen cubano continúa encarcelando y juzgando a cubanos por participar en las protestas antigubernamentales, como fue el caso de la joven Reyna Yacnara Barreto, quien con solo 21 años fue trasladada en la cárcel de mujeres Granja 5 de Camagüey, donde cumplirá una condena de cuatro años de trabajo correccional con internamiento, informó La Hora de Cuba.

La joven cubana deberá permanecer por unos días en el penal de Granja 5 hasta que sea trasladada a un campo de trabajo, en el que cumplirá su sanción según lo estipulado.

A pesar de que no cuenta con tiene antecedentes penales, la jefa del Tribunal que la juzgó en el mes de diciembre, llamada Elizabeth Rojas, justificó la condena de Reyna Yacnara alegando que «no ha mostrado arrepentimiento».

Por otra parte, los familiares del prisionero político Andy García Lorenzo, encarcelado en Villa Clara, presentaron una denuncia en el Tribunal Provincial de Villa Clara denunciando el acoso y la represión de que han sido objeto por cuestionar el encarcelamiento del joven de 23 años y exigir su liberación.

Pedro López, padre del cuñado de García, dijo a Radio Televisión Martí que el acoso del régimen cubano ha llegado tan lejos que hasta oficiales de los cuerpos policiales siguen a la familia cuando está en la calle.

«Esto no nos blinda, pero es algo más que podemos hacer», dijo López, quien busca poner un freno a las hostilidades del régimen contra la familia por esta vía legal.

«Me dijo mi abogado que ellos (el régimen) no tienen plazo para responder, pero que generalmente estas cosas, cuando se ponen en los tribunales, ellos tratan de responder lo más pronto posible o pasarlo a la Fiscalía», añadió el cubano.

López también denunció la represión que sufre García en el penal, pues «lo han castigado porque él usa el teléfono para denunciar si algún preso está enfermo, o si hay un preso que necesita ayuda, y eso ha provocado que le quiten el teléfono», dijo.

Un grupo de 12 cubanos juzgados por un tribunal militar a inicios de diciembre por participar en las protestas antigubernamentales del 11 de julio recibieron condenas de entre 16 y cinco años de privación de libertad, informó la prensa estatal esta semana.

Otro grupo compuesto por 19 cubanos que se manifestaron el 11J en la provincia de Matanzas serán juzgados entre el 15 y el 18 de marzo próximos, como parte de lacampaña de «juicios ejemplarizantes» emprendida por el régimen cubano, que pretende procesar al menos a unas 790 personas, entre las cuales hay 55 adolescentes de entre 16 y 17 años de edad.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%