La Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) reaccionó este viernes a la suspensión por parte de Twitter de más de 500 cuentas falsas gestionadas por organizaciones juveniles del Gobierno cubano calificando a la red social de “ejército de gendarmes digitales pro imperiales”.

La organización, famosa por sus prácticas de censura ideológica y su obediencia irrestricta a los dictados del Partido Comunista, acusó en un comunicado a la red social de obedecer a los “dictados imperiales” del gobierno de Estados Unidos.

Este jueves Twitter anunció en su blog la suspensión permanente de 526 cuentas falsas administradas por organizaciones juveniles vinculadas al Gobierno cubano, entre ellas la de la UJC y la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

La medida fue parte de una investigación que incluyó un total de 1594 cuentas asociadas a operaciones de información realizadas por los Gobiernos de Irán, Arabia Saudita, Cuba, Tailandia y Rusia.

“Después de la investigación, suspendimos permanentemente las asociadas con las cinco redes, por varias violaciones a nuestras políticas de manipulación de la plataforma. Además de aplicar nuestras políticas, compartimos previamente estos datos con el Instituto de Internet de Stanford para su investigación y análisis independiente”, explicó Twitter en un comunicado.

En respuesta, la organización comunista cubana acusó a la empresa de “falta de parcialidad y justicia” y se quejó de que “en disímiles ocasiones varias cuentas de instituciones o personalidades de Cuba han sido suspendidas o bloqueadas en esta plataforma”.

También lamentó que al actual primer secretario del Comité Nacional de la UJC Twitter le suspendieran dos cuentas desde que fue designado al frente de la organización. Según la UJC, “en todos los casos sin alguna razón de peso o sin que medie violación alguna de los códigos y normas de esta red”.

La propia cuenta de la UJC (@UJCuba) ha sido bloqueada en más de tres ocasiones. 

“La superficialidad de las investigaciones de que informa la publicación, realizadas por el Instituto de Internet de Stanford, demuestra una vez más que la red social Twitter teme que digamos la verdad sobre Cuba y recurren a justificaciones sin sentido para amparar su accionar”, aseguró la organización en su comunicado.

“Todo parece indicar que Twitter se alinea sin pudor alguno a la política norteamericana y su práctica inmoral y discriminatoria de armar listas a su antojo y conveniencia en las que exclusivamente aparecen aquellos países que no se someten a su voluntad, triste papel de una red social en la cual sus administradores y dueños miran hacia otro lado cuando la multiplicación de cuentas falsas es cosa de gobiernos aliados a la Casa Blanca o mecanismo de los centros del poder mundial”, añadió.

“Jamás lograrán silenciar la voz del pueblo cubano, de Martí aprendimos que una idea justa desde el fondo de una cueva puede más que un ejército, aunque hoy ese ejército sea de gendarmes digitales pro imperiales”, concluyó la organización comunista.

En Cuba, activistas y organizaciones independientes llevan años denunciando el uso de las redes sociales como instrumentos de propaganda gubernamental.

Desde hace más de una década, cuando puso en marcha la llamada “Operación Verdad” y movilizó a los estudiantes de la Universidad de Ciencias Informáticas para contrarrestar la información independiente que circulaba por las redes sociales, el Gobierno cubano ha utilizado un doble rasero: por un lado denuncia a las redes por divulgar las noticias que no salen en medios oficiales, y por otro aprovecha las herramientas disponibles para emprender acciones coordinadas de propaganda, violando a menudo las normas de uso de las redes sociales.

Las llamadas “ciberclarias” (perfiles de apoyo coordinado al oficialismo, o bots que replican y manipulan la información para inundar la red de opiniones favorables al gobierno) son fácilmente detectables en cualquier consulta de las redes sociales en la isla.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.