La Seguridad del Estado cubana arresta a integrantes de las Damas de Blanco por tercer domingo consecutivo

El sindicalista cubano Iván Hernández Carrillo lleva más de dos meses con vigilancia policial.

Los activistas opositores Ángel Moya y Berta Soler. ANGEL MOYA/TWITTER

Varias integrantes del colectivo opositor cubano Damas de Blanco fueron detenidas este domingo, el tercero consecutivo, cuando salieron a protestar exigiendo la liberación de los presos políticos por las marchas antigubernamentales del 11 de julio, informó el opositor Ángel Moya Acosta en sus redes sociales.

Entre las personas arrestadas se encontró la líder de la Damas de Blanco, Berta Soler, y su marido, Ángel Moya Acosta, quienes fueron arrestados temporalmente al salir de la sede central de la organización en La Habana, informó EFE.

De acuerdo con la denuncia publicada por Moya en Facebook, ambos fueron apresados con violencia, permanecieron bajo arresto en dependencias policiales durante unas ocho horas y luego los dejaron en libertad tras imponerles una multa.

Otras Damas de Blanco, como Caridad Burunate, relataron en Facebook situaciones similares.

Hace dos semanas las Damas de Blanco anunciaron que retomarían sus protestas dominicales para pedir la liberación de los presos políticos, tras el parón a que les obligó la pandemia.

El primer domingo al menos seis mujeres, entre ellas Soler, fueron arrestadas al salir de la sede de la organización en La Habana y puestas en libertad al día siguiente. El pasado domingo Soler fue la única detenida.

El movimiento de Las Damas de Blanco surgió en 2003, a raíz de una ola de represión del Gobierno cubano que se denominó la primavera negra. Dos años más tarde obtuvieron el premio Sájarov a la Libertad de Conciencia del Parlamento Europeo.

La UE y ONG como Human Right Watch y Amnistía Internacional criticaron aquella oleada de arrestos, calificándolos de políticos. Las autoridades cubanas los condenaron alegando que atentaban contra la soberanía nacional por órdenes de Estados Unidos. 

Pero la ola represiva del régimen contra las organizaciones de la sociedad civil no se limita solo a La Habana, pues el líder sindical cubano Iván Hernández Carrillo, miembro del grupo de los 75 presos políticos de la Primavera Negra, lleva diez semanas con el servicio de internet por datos móviles suspendido y con vigilancia policial en su vivienda para que no pueda salir de Colón, Matanzas, municipio donde reside, denunció el periodista independiente Ramón Zamora Rodríguez en sus redes sociales.

El reportero dijo también que Hernández Carrillo, quien se desempeña como secretario general de la Asociación Sindical Independiente de Cuba y preside el Centro Cubano de Derechos Humanos, fue amenazado por el mayor Orlando Figueroa y el capitán Dorca con enviarlo a prisión por el delito de «mercenarismo» si continúa realizando un listado de presos políticos en la Isla y estableciendo comunicación con los familiares de estos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%