La mujer parturienta logró ser auxiliada por el conductor de un «P» que no se anduvo con muchos rodeos

Un oficial de la policía se negó a brindarle ayuda a una mujer parturienta en Cuba

El carácter inhumano de los agentes de la Policía castrista solo revela que el cacareado discurso de que la “revolución es del pueblo” es solo una de las tantas mentiras del régimen. Un cubano identificado como Oliver Constantin, denunció a través de Facebook que un oficial se negó a brindarle ayuda a su esposa, quien se encontraba en trabajo de parto y debido a las restricciones de movimiento impuestas por el coronavirus les era difícil encontrar transporte.

Él afirma que es “lamentable” la situación que se vive en Cuba debido a las restricciones y que en esos momentos, donde el apoyo entre las personas debe ser mayor, más aún por parte de los funcionarios públicos, estos simplemente se hacen de la “vista gorda”. “No creo que sea al punto de que estos señores no puedan cumplir con una simple emergencia porque, según ellos, existe un protocolo que no se puede romper”.

El cubano solo necesitaba que su esposa parturienta fuese llevada hasta el hospital Ramón González Coro, del Vedado, donde ya había sido atendida con anterioridad. “Ahí ha sido atendida con dos partos de cesárea, incluyendo uno gemelar, y teniendo una historia clínica en ese hospital y por vivir en el Vedado y tener su historia en el mismo, su tercera cesárea tenía que ser ahí”.

Indica que comenzó a explicarlo al policía castrista todos los pormenores de la situación y de que si le podía ayudar en su requerimiento de emergencia a lo que este le respondió que  no era “taxi y que de prestar la “ayuda”, la llevaría a donde él decía. “Yo me pregunto, ¿acaso un carro de patrulla es particular, que te puede negar, y más en esta situación, a prestar tan importante servicio perteneciendo a una institución gubernamental que creo que se debe al pueblo?”, cuestiona.

ndignado, el cubano afirma que las acciones de la ya nefasta Policía Nacional Revolucionaria hablan muy mal de la institución, indicando que no están recibiendo la preparación necesaria para ayudar al pueblo, sino más bien para desgraciarlo lo más que puedan. “Esto qué mal habla de estos hombres, creo que preparados no están para ayudar al pueblo, al menos no con buenas acciones como esta urgencia, pero para multar sí, eso sí lo hacen con y sin oficio”, añadió.

Desesperado y sin poder hacer mucho, afortunadamente el hombre recibió la ayuda de un “buen samaritano conducto de un ‘P’, que afortunadamente no se anduvo con tantos protocolos a la hora de ayudar a la parturienta. “

“Solo pido a Dios que castigue a estos inhumanos policías para que sientan el dolor y la impotencia de no poder responderle con la misma. De maldad está lleno el mundo, y luego te dicen que te cuidan y te protegen y yo te pregunto, estos ¿de qué me protegieron?”.

Tomado De Cubanosporelmundo

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.