La prensa oficial se inventa intentos de agresión contra las embajadas de Cuba

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

‘Es un acto de desinformación’, denuncia Gabriel C. Salvia, director general de la ONG argentina Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

Miembros de MAS-Cuba «protegiendo» la Embajada de La Habana en Buenos Aires. CUBAENRESUMEN.ORG

La prensa oficial cubana reportó esta semana que el Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba (MAS Cuba) «se movilizó y ocupó el frente de la Embajada» cubana en Buenos Aires ante un supuesto «intento de agresión contra la sede diplomática».

En un texto titulado «La extrema derecha sostiene intenciones de agredir embajadas cubanas», el diario oficial Granma aseguró que «desde lo más recalcitrante de la derecha argentina y el pequeño grupo de cubanos residentes en el país que adscriben el denominado Patria y Vida, se organizó un intento de agresión contra la sede diplomática cubana en Buenos Aires».

La nota afirmó que el grupo de presuntos atacantes estaba financiado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), «una ONG argentina anticomunista, ligada al Departamento de Estado estadounidense, a la CIA y a la USAID».

Asimismo, y tomando como base una nota del propio MAS Cuba publicada en su sitio oficial, indicó que «los agresores contaron con el apoyo del Partido Libertario, que se adhiere a las políticas de Bolsonaro en Brasil y de VOX en España, e intenta, con violencia, reproducir esas políticas en nuestro país, que solo benefician al proyecto recolonizador de Washington».

No obstante, aunque el título del artículo hace referencia a las presuntas intenciones de atacar «embajadas cubanas», Granma no menciona más que un solo caso.

En su nota, el MAS Cuba aseguró que la acción de los manifestantes preveía «arrojar huevos contra el frente del edificio».

La nota está acompañada por fotos y un video grabado en la calle ante la Embajada, donde un puñado de personas exhibe banderas cubanas, lemas de apoyo al régimen de la Isla y una pancarta con una foto de Fidel Castro.

Ese grupo, además, entonó canciones cubanas y coreó un tema cuya letra reza: «Gusanos, no rompan las pelotas / que Cuba es socialista / se mira y no se toca».

Pero en ninguna de las imágenes se aprecia una manifestación de opositores a La Habana. Tampoco esta redacción pudo encontrar alguna convocatoria a protestar ante la sede diplomática en Buenos Aires.

DIARIO DE CUBA contactó por ello a Gabriel C. Salvia, director general de CADAL, para consultar su posición ante la presunta protesta que convocara la organización que dirige. Este fue rotundo: «CADAL no ha convocado a ninguna protesta en la Embajada de la dictadura de Cuba en Buenos Aires y lo publicado por sus medios oficiales lo denunciamos como un acto de desinformación por parte de la propaganda del régimen de partido y pensamiento único cubano».

Según Salvia, si bien CADAL defiende «el derecho de las personas a protestar de manera pacífica, como lo establece y reconoce la Organización de Naciones Unidas», la organización no ha tomado parte en las convocatorias ocurridas en meses anteriores ante la Embajada en Buenos Aires.

«CADAL no participó en ninguna de sus convocatorias, pero nos alegra la creciente solidaridad y sensibilidad en la Argentina en reclamo del respeto a los derechos humanos en Cuba», comentó.

«CADAL sí ha pedido a la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, que solicite el reconocimiento de la libertad de asociación en Cuba y reclame en favor del derecho a la manifestación pacífica, como el convocado por actores locales para el 15 de noviembre en Cuba, y la liberación de todos los presos políticos a raíz de las protestas del 11J», subrayó.

Salvia recordó que CADAL «es una organización apartidaria que denuncia las violaciones de derechos humanos en todo el mundo sin distinguir el signo político de los gobiernos, como fácilmente se puede comprobar consultando las publicaciones en su sitio web www.cadal.org», además de documentar «la complicidad de la revolución cubana con la dictadura militar argentina, lo cual cada vez es más conocido y aceptado por las entidades de derechos humanos locales».

«Por último, CADAL organizó un Foro Alternativo a la CELAC en La Habana, el 28 de enero de 2014, cuya realización fue impedida por la dictadura, y su representante, que viajó desde Buenos Aires, fue declarado inadmisible y no se le presentó ningún cargo por las falsas acusaciones previas y que continúan formulando con total impunidad», finalizó.

No es la primera vez que el régimen cubano recurre a las agresiones a sus sedes diplomáticas para reforzar su victimismo y complejo de plaza sitiada.

En julio, a raíz de un ataque con cócteles molotov contra su Embajada en París, La Habana calificó el hecho como un «acto terrorista». No obstante, hasta el momento las autoridades francesas no han arrestado a ninguna persona vinculada a la agresión.

En 2020, después que un emigrado cubano en EEUU con antecedentes de padecimientos psiquiátricos ametrallara la Embajada de Cuba en Washington, también La Habana lanzó una campaña de acusaciones contra emigrados y dijo que era «víctima de terrorismo» organizado por EEUU.

No obstante, si bien un tribunal estadounidense acusó al atacante de cuatro graves delitos federales, ni La Habana ni sus medios de propaganda lo han mencionado.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.