La prensa oficial en Santiago de Cuba ataca a la pesca ilegal por abastecer al mercado negro

El periódico del Partido Comunista ‘Sierra Maestra’ dice que ‘el mar se está quedando sin peces’ en esa provincia y culpa a la pesca furtiva de la escasez en los comercios estatales.

Pescadores en Santiago de Cuba. SIERRA MAESTRA

El periódico Sierra Maestra de Santiago de Cuba partió del incremento de pescado en el mercado informal para atacar a la pesca furtiva en un reportaje publicado este lunes.

Según el texto, «los productos que antes llegaban a las pescaderías estatales han disminuido y los vendedores ambulantes ganan terreno».

Además de culpar a la pesca ilegal de la escasez del producto, el periódico dice que esta «atenta contra la soberanía alimentaria y la conservación del medio ambiente».

Los afiliados al estado aseguran que «es muy difícil de controlar, la mayoría de los que la practican utilizan balsas (cámaras de camiones) y cuando vienen los inspectores en la lancha se lanzan para cualquier lado y escapan.»

De acuerdo a los pescadores consultados por Sierra Maestra«los pescadores submarinos tienen una licencia solo para los fines de semana».

Pero «nosotros hemos estado pescando de noche y vemos las luces en la profundidad, ‘dando cuero’, porque no hay cosa que ahuyente más a los peces que la varilla», declararon.

«Por ejemplo, el banco de mandinga (especie de pez) —explican los pescadores— a casi tres millas de la costa, está afectado por la pesca submarina. Para coger algo allí ahora hay que aruñar, porque no hay.

El semanario llega a culpar a la pesca ilegal de la ausencia de carnada para los afiliados al Gobierno y lamenta que este tipo de inconvenientes impida «cumplir con el plan del Estado».

Como solución proponen hacer cumplir la ley, una normativa aprobada en 2020 que regula las actividades pesqueras en la Isla.

En toda Cuba existe un grupo de inspectores que deben controlar quien pesca, cómo se pesca y en qué zonas se pesca. Esto con el objetivo de evitar métodos que atenten contra el medio ambiente y proteger zonas con biodiversidad de alto riesgo.

El sinsentido comienza cuando las regulaciones del Gobierno ponen trabas para fabricar o modificar botes, obtener licencias o acceder a insumos imprescindibles de este oficio. Hace poco el Gobierno cubano eliminó la prohibición de importar motores para barcos, regla que condenó a la precariedad los medios marítimos de la Isla durante décadas.

El periódico va más allá y señala al sector privado local: «en la región hay diversos negocios estatales y privados que demandan del consumo de pescado. Estos últimos incentivan con más fuerza la pesca ilegal y su distribución».

Por último, Sierra Maestra reconoce que «el déficit de alimentos, vinculado a la situación económica, ha incentivado esas prácticas».

Lejos de buscar soluciones o alianzas que contribuyan a salir de la escasez de alimentos, el Gobierno mantiene su búsqueda constante de culpables ante problemas que nacen y mueren en su pésima gestión económica.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%