La prensa oficial desmiente al ministro de Salud: sí hay hospitales desbordados por casos de dengue

‘Estamos en un sobreesfuerzo. Son muchos, muchos casos’, dice una doctora del hospital de Colón, en Matanzas.

Un médico atiende a un niño con síntomas de dengue. PERIÓDICO GIRÓN

Pese a las declaraciones del ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, en las que negó que el sistema sanitario de la Isla esté colapsado a causa del dengue, la prensa oficial se encargó de desmentirlo en cuestión de horas.

«No hay ningún colapso en los servicios, más allá de cualquier problema puntual organizativo que podamos tener en algunas de nuestras instituciones», dijo Portal Miranda, según recogió el canal estatal Cubavisión Internacional.

El ministro acusó a los «enemigos de la Revolución» de difundir la matriz de opinión de que el sistema sanitario de la Isla está colapsado, un supuesto que calificó como «totalmente irreal», pese a las denuncias, con imágenes incluidas, de personas en hospitales desbordados.

Ahora el periódico oficial Girón suma argumentos al desmentido, en un reportaje desde el Hospital General Docente Doctor Mario Muñoz Monroy, de Colón, en Matanzas. Allí, según su directora, Yailen Pérez Rosales, existen 253 camas reales que ofrecen servicios a niños y adultos, pero el brote de dengue de las últimas semanas «puso en jaque las capacidades de atención del centro, tanto por la parte logística como por la de recursos humanos», dice el texto.

«En el mes de junio, en Pediatría ingresaron 248 pacientes y de Medicina 311, para un total de 559. En lo que va de julio contabilizamos 315: 154 niños y 161 adultos», refirió la funcionaria.

«Estamos en un sobreesfuerzo, porque somos pocos y tenemos un esquema de trabajo bien riguroso; pero a los niños hay que prestarles la atención requerida. Son muchos, muchos casos», dijo por su lado la doctora Valenzuela Vera.

En el centro asistencial hubo que convertir el teatro donde se celebran las reuniones y actividades diversas en una sala de pediatría improvisada, mientras que se colocaron camas en los pasillos, con lo que el hospital tienen en este momento 298 camas en servicio.

También fue necesario crear un local anexo en un Politécnico de Salud cercano, con otras 60 camas, divididas a la mitad entre adultos y menores de edad.

«Sobre los medicamentos, hemos tenido y tenemos déficit de algunos, no solo en el hospital Mario Muñoz Monroy, sino en la provincia y en el país: clorosodio, por ejemplo. También están en falta algunos insumos gastables. Todos estos, según han ido entrando en la provincia, se le entregan con prioridad a este hospital. El antibiótico, por vía oral o intravenosa está disponible para quien lo requiera. En cuanto a las sales de rehidratación, que su falta es a nivel nacional, el hospital ha tomado la estrategia de confeccionar las suyas», detalló la directora.

Según la nota, desde inicios de julio se dispararon los casos en Colón. «Todos los años, por las mismas fechas, ocurre un brote de este mal. Según declaraciones del personal médico encargado de combatirlo, ninguno como el de este año», apunta el reporte.

Pese a ello, según los funcionarios de salud, hasta el momento solo ha habido un fallecido por la enfermedad, un hombre de 60 años que cuando llegó al Mario Muñoz ya tenía complicaciones.

«Por los tipos de dengue que están circulando, vemos a pacientes que vienen con síntomas graves de la enfermedad. La mayoría son de tipo A, el más benigno de los serotipos, pero muchos otros están llegando con síntomas de alarma: dolor abdominal, vómitos, deshidratación», comentó Belmarys Valenzuela Vera, especialista de primer grado en Pediatría.

Andrés Lama Acevedo, vicedirector de la Dirección Provincial de Salud, aseguró que las causas de un brote tan agresivo se deben a «tener una población que pasó el Covid, muchos sintomáticos y otros no, y un dengue que se inserta en un paciente que padeció el Covid se complica; además de una campaña antibacterial que está mellada por la falta de combustible y de insecticida».

Otro problema en el centro asistencial es la falta de mosquiteros para aislar a los pacientes ingresados y proteger a los acompañantes. «En la sala de Medicina, ubicada en el tercer piso del Mario Muñoz Monroy, los pacientes no cuentan con esta protección y como es lógico, debe velarse porque esta condición no se prolongue en el tiempo», apunta Girón.

Otro ejemplo: el Hospital Pediátrico de Centro Habana, uno de los más importantes de la capital, informó el jueves en su perfil de Twitter: «Con el incremento de casos de dengue, nuestro hospital habilitó un local alternativo para los pequeños con signos de alerta, garantizando la atención médica de calidad, mientras se espera por su traslado a otro hospital».

Según Carilda Peña García, viceministra de Salud Pública en Cuba, la tasa de incidencia del dengue la semana anterior en el país fue de 19,7% por cada 100.000 habitantes, aunque por encima de esa cifra están Holguín, Camagüey, Pinar del Río, Santiago de Cuba, Villa Clara, Matanzas y Sancti Spíritus.

Esta semana el Hospital Pediátrico Paquito González Cueto, de Cienfuegos, donde hace una semana muriera una niña de siete años víctima del dengue, informó del fallecimiento de un segundo menor, en este caso de 16 años.

Y según autoridades sanitarias locales, citadas por el periódico oficial Escambraymás de 50 pacientes con sospechas de padecer dengue llegan cada día a los hospitales de la provincia de Sancti Spíritus, donde el total de personas con síntomas febriles inespecíficos asciende a 1.200. 

Según el medio estatal, varios pacientes se han presentado en los hospitales con síntomas graves e incluso «han estado al borde de la muerte». Escambray no precisa la cifra exacta de enfermos en estas condiciones. 

Las instituciones de salud destinadas al ingreso de los enfermos sospechosos de dengue son el Hospital Camilo Cienfuegos y el Pediátrico Provincial. Allí se aprovechan las adaptaciones de sus estructuras realizadas durante la peor etapa de la pandemia de Covid-19. En los municipios más alejados de la ciudad cabecera, también se adaptan los centros asistenciales que se emplearon para ingresar a los pacientes con coronavirus. 

Sin embargo, de acuerdo con el ministro, 2022 no es el peor año con respecto al número de enfermos por dengue, pues la tasa de infestación está por debajo de otros periodos más críticos. De eso se acaban de enterar los cubanos, pues nunca como ahora se han difundido de manera oficial los detalles del problema. 

Asimismo, Portal Miranda apuntó ante la Asamblea Nacional que «no vamos a tener los recursos que teníamos en condiciones normales. Hoy la población está diciendo: ‘¿por qué a mi no me fumigan?’ Los recursos que lleva una semana de trabajo intensivo en el país son cifras importantes de combustible, de insecticida, de hombres, que no vamos a poder hacerlo en estos momentos».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%