La policía política presiona a la opositora cubana Aymara Nieto para que abandone la Isla

‘Le dijeron que lo tenían todo preparado para que se fuera del país con toda su familia’, denuncia el esposo de la Dama de Blanco, que se niega a irse.

Aymara Nieto Muñoz. CLAUDIO FUENTES ESTADO DE SATS

La Seguridad del Estado está ejerciendo presión sobre la presa política cubana Aymara Nieto Muñoz para que abandone la Isla con toda su familia y así evitar una nueva condena, según denunciaron activistas.

Ismael Boris Reñí, esposo de la Dama de Blanco y miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), dijo en un video publicado en su perfil de Facebook que ahora autoridades carcelarias están acusando a la opositora de proveer de azúcar a una reclusa diabética y que tras una visita a su celda la policía política le propuso la salida del país.

«Le dijeron que lo tenían todo preparado para que se fuera del país con toda su familia», dijo Boris Reñí, y mencionó también al líder opositor José Daniel Ferrer y otros casos a los que hicieron la misma «propuesta». También afirmó que su esposa se negó a ceder a las presiones.

«No le voy a aceptar chantajes al régimen. Cuando yo me quiera ir de este país me voy por mis propios medios y no porque me obliguen o quieren inventar alguna patraña contra mi familia. Voy a seguir luchando por la libertad del pueblo de Cuba, por la libertad de los presos políticos y que se vayan los asesinos del poder», declaró Boris Reñí en el video.

La líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, también denunció la maniobra de la Seguridad del Estado en una publicación en su perfil de Facebook.

El día 13 de febrero «en llamada telefónica desde la prisión de Manatí, en Las Tunas, me comenta que el día 7 del presente mes, al regreso de su juicio por video cámara, en el cubículo que ella se encuentra realizaron una requisa y le ocuparon toda la azúcar que tenía para su consumo».

Según Soler, los guardias alegaron que «Nieto Muñoz le estaba suministro a otra reclusa que es diabética azúcar para provocarle una subida de glucosa en el organismo».

«La reclusa jamás se ha quejado de problemas con su organismo. No le han realizado ninguna prueba que indique lo expuesto por las guardias y además Aymara no le estaba suministrando azúcar (no se cansan de inventar)», añadió.

Por esa razón, Nieto Muñoz se plantó en protesta y fue conducida a una celda de castigo por más de 24 horas, según contó a Soler.

La líder de las Damas de Blanco dijo que «luego le entregaron la azúcar ocupada (fue el viernes 11 de febrero)» y «una vez en la celda un agente de la Seguridad del Estado le propuso la salida del país con toda su familia, lo cual no aceptó».

Aimara Nieto Muñoz está cumpliendo una sentencia de cuatro años de privación de libertad por los supuestos delitos de atentado y daño a la propiedad, en una cárcel de mujeres en la provincia Las Tunas. Está separada por más de 600 kilómetros de sus dos hijas menores de edad y el resto de su familia, residente en La Habana.

Nieto Muñoz fue trasladada en marzo de 2020 desde la cárcel del Guatao, en La Habana, tras ser acusada de ser promotora de un motín en esa prisión de mujeres. Por esta causa le fue realizado un nuevo juicio la semana pasada.

El nuevo cargo que las autoridades intentan sumar a la activista es el de «promotora de desorden público en centro penitenciario»Es la directora de la cárcel del Guatao la única que acusa a Nieto Muñoz de los hechos, entre ellos el incendio de unos colchones. La Fiscalía pidió para la opositora cinco años de privación de libertad.

La situación de Nieto Muñoz fue denunciada por el Grupo de Trabajo Sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas, que demandó al régimen suinmediata liberación y una indemnización por daños y perjuicios.

Nieto Muñoz participó junto a su esposo y otro activista en una protesta ante el papa Francisco en la Plaza de la Revolución de La Habana en 2015. El 12 de julio de 2016, esos activistas fueron llevados a prisión por un año, debido a un supuesto delito de «desorden público».

Nieto Muñoz fue liberada el 11 de julio de 2017. Continuó con su activismo y el 6 de mayo de 2018, al salir de su vivienda, fue detenida junto a otras dos Damas de Blanco. Fue golpeada por una policía de uniforme, trasladada a prisión y acusada de los delitos de «atentado y daños». Las autoridades le impusieron una condena de cuatro años de cárcel que estaría cerca de cumplir.

Durante el cautiverio de la presa política, la comunicación con la familia ha sido irregular. Nieto ha estado castigada en aislamiento y sin derecho a llamadas telefónicas en varias ocasiones. Sus hijas se han visto privadas de ver a su madre por periodos prolongados, de más de dos años.

Abogados consultados por DIARIO DE CUBA señalaron que la opositora ha sido víctima de un proceso de discriminación dentro del sistema penitenciario y que se violan los derechos carcelarios previstos en el Artículo 64 del Reglamento de las Prisiones. 

A Nieto Muñoz también se le ha privado del derecho de progresar hacia un régimen carcelario de menor rigor, de rebaja de condena por años cumplidos y de ser beneficiada con alguna forma de excarcelación, como la condicional. 

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%