La ONU se contradice en cifras sobre éxodo de venezolanos, pero es la segunda crisis detrás de Siria

‘Nuestra crisis migratoria no es producto de un conflicto armado, ni civil, como es el caso de Siria. Estamos próximos a ser el mayor desplazamiento de personas por las acciones tomadas por el régimen de Maduro.’

Emigrantes de Venezuela a Colombia. TVV

La ONU ha reducido, sin explicación alguna, la cifra del éxodo venezolano. Inicialmente aseveró que ya estaba ligeramente por encima de los seis millones la cifra de migrantes y refugiados, luego se desdijo y aseveró que eran 5,7 millones. Una u otra coloca a Venezuela como la segunda peor crisis migratoria en la actualidad, solo superada por Siria. Bastante más atrás, de estos dos países, figura Afganistán.

En mayo pasado la Plataforma de Coordinación de Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V) de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), en la que participan varias agencias del multilateral, ubicó en 5,6 millones al éxodo. Este 8 de septiembre informó inicialmente, en una actualización de las cifras, que había subido ligeramente por encima de los seis millones.

Sin dar explicaciones, la plataforma rectificó la cifra y dijo que en realidad eran 5,7 millones. Una fuente de OCHA, la agencia de la ONU para ayuda humanitaria, dijo a DIARIO DE CUBA que, tras la llegada de un nuevo representante de Naciones Unidas en Caracas, este pidió que se rectificara la cifra.

«Personal humanitario en el terreno ha constatado que entre 900 y 1.000 personas cruzan diariamente las trochas (pasos fronterizos ilegales a Colombia) desde Venezuela con el objetivo de migrar, en medio de la pandemia cuando las fronteras están cerradas», aseveró esta fuente diplomática.

A este ritmo, entonces, es insostenible sostener que hubo un aumento de 400.000 migrantes y refugiados venezolanos en el lapso de tres meses.

Se espera que, de seguir este flujo, con las fronteras cerradas, la cifra de seis millones se alcance a inicios de 2022. Sin embargo, analistas estiman que dada la crisis generalizada que se sigue registrando dentro de Venezuela, una «normalización» postpandemia que implique la reapertura de fronteras generaría un alto volumen de venezolanos tratando de salir del país.

Con los 5,7 millones de refugiados y migrantes, según las cifras de la ONU, Venezuela es el segundo país después de Siria con la mayor crisis migratoria de la actualidad. Un total de 6,7 millones de sirios han huido de su país.

«Nuestra crisis migratoria no es producto de un conflicto armado, ni civil, como es el caso de Siria. Estamos próximos a ser el mayor desplazamiento de personas por las acciones tomadas por el régimen de Nicolás Maduro, como son la emergencia humanitaria compleja y la violación sistemática de los derechos humanos», sostiene Miguel Pizarro, exdiputado de la Asamblea Nacional durante la gestión de Juan Guaidó y emisario de este ante organismos multilaterales.

La venezolana Carolina Jiménez, presidenta de WOLA (Washington Office for Latin America) al comentar las cifras diferentes en cuestión de horas, aseveró que la ONU debe dar una explicación sobre esto, pero recordó que aún con la reducción, en el caso de Venezuela se está hablando de que un 20% de la población ha huido del país en los últimos años.

Según los datos difundidos por la ONU, el éxodo venezolano se concentra principalmente en América del Sur. En Colombia se encuentran 1,7 millones de venezolanos, otro millón está en Perú. Un total de 457.000 están en Chile y otros 451.000 en Ecuador. En Brasil se encuentran 261.000 venezolanos y 175.000 en Argentina.

Casi cinco millones de venezolanos se encuentran en países de América Latina y el Caribe. En tanto, cerca de un millón están en EEUU, Canadá y los países de la Unión Europea, principalmente, aunque estudios académicos han determinado que la diáspora venezolana está presente en más de 120 países.

Más allá de las cifras (de por sí preocupantes, aunque el régimen de Maduro minimiza esta crisis migratoria), organismos de derechos humanos alertan sobre la situación de vulnerabilidad que envuelve a los venezolanos que emigran prácticamente con lo que llevan encima, caminando largas distancias para salir de Venezuela y en muchos casos atravesar países vecinos como Colombia y Ecuador.

De acuerdo con el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, todos los venezolanos se exponen a diversos peligros en su desesperado viaje en busca de oportunidades. Sin embargo, las mujeres, niños, niñas y adolescentes son los más vulnerables bajo las condiciones irregulares en las que se ven obligados a movilizarse.

«Bien sea por que tomen rutas regulares e irregulares, o por documentación, sus condiciones les hacen más propensos a ser captados o sometidos a situaciones que se constituyen en formas análogas a la esclavitud moderna», acotó este centro en un informe dado a conocer el mes pasado.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%