La medida de otorgar permisos para matar reses ‘como estímulo’ provoca el rechazo de los campesinos cubanos

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

‘El reglamento es una barbaridad, es lo mismo de siempre, siguen mandando en lo de uno’.

Ganado en Cuba. ALEJANDRO GARCÍA CUBADEBATE

Como parte del nuevo paquete de 63 medidas para reactivar la agricultura cubana, lanzadas por el gobierno de Miguel Díaz Canel semanas atrás, la decisión más mediática ha sido la relacionada con el permiso para que los productores puedan consumir o vender la carne de algunos de sus animales, como un ‘estímulo’ si cumplen con los contratos y requisitos impuestos por el Estado.

Sin embargo, poco es el entusiasmo entre los campesinos más allá de las cámaras, al menos en estos parajes del noreste del país. «El reglamento es una barbaridad, es lo mismo de siempre, siguen mandando en lo de uno», comentó Ignacio, un campesino holguinero que cría ganado en su finca.

«Imagínate, si a uno le roban una res, cosa que puede pasar, aunque las cuides mucho ya que los ladrones están al asecho; o si se muere alguna, cosa más probable ahora que ni medicamentos hay, aunque las demás tengan buen peso y nazcan bastantes terneros, pierdes el derecho a matar tu animal. Es muy fácil perderlo, aunque seas buen criador, eso no es justo». 

«También es humillante que uno esté aquí ‘fajao’ con la tierra y necesite un permiso para comerse lo de uno, y que lo decidan gente que está detrás de un buró. Es algo que deberían de arreglarlo para que esto funcione mejor. Lo mío debería de ser mío y yo debería poder decidir qué hacer con lo que es mío. Lo que salió de mi trabajo debería de ser mío, no del Estado. Ahí está el problema», afirmó.

Para Gabriel, otro campesino, pero productor de cultivos, que solo tiene su pequeño potrero con una vaca y una yunta de bueyes para roturar la tierra, «hay otra injusticia que ni se menciona, y es que casi todos los campesinos tenemos bueyes y vacas para el trabajo y el consumo familiar de leche. Y ni nos mencionan».

«No podemos crecer como ganaderos porque no somos ganaderos, ni tener contratos de ganado con el Estado, porque nos dedicamos a sembrar comida, pero nadie nos tiene en cuenta para esa posibilidad de comernos un torete, un añojo que nace en la finca y tenemos que venderlo obligatoriamente, porque no tenemos más potrero». 

«Siempre nos ha parecido injusto, un descaro, que un animal que nace y criamos aquí con sacrificio, muchas veces pastoreándolo por los caminos, porque no tenemos más tierras para criarlos libremente, tengamos que dejarlo ir para que se lo coma otro que no lo crio. Eso tienen que arreglarlo», explicó.

La medida funciona como una dádiva y hasta «ridícula», según otro productor, que prefirió hablar en condición de anonimato. Es exhibida mediáticamente como una muestra de que «la Revolución tiene puesto el oído en la tierra escuchando a los productores». No obstante, lo que desean y necesitan los productores parece ser muy diferente a lo que oficialmente se proyecta.

«Yo ni sé cómo eso va a funcionar, porque no puedes ni matar la res en tu casa. Dicen que hay que llevarlo a una ‘losa sanitaria’ autorizada, en un matadero del estado», comenta Yohandris, otro ganadero usufructuario.

«A mí el más cercano me queda a más de diez kilómetros. Y, si llego a ganarme ese derecho, después del matadero tengo que dar vueltas por ahí con la carne en un carro alquilado, supongo, para venderla en donde ellos dicen que se puede. Porque no te autorizan a venderle a los vecinos o amigos siquiera. ¡Eso es terrible! ¡A comer bisteces uno solo! Porque es capaz que si regalas un pedazo te busques tremendo lío con la Policía».  

La draconiana medida estatal, lejos de proteger y hacer crecer la masa ganadera, más bien fomenta el hurto y sacrificio, y las ilegalidades; así como desestimula la crianza, según el criterio tanto de productores como de especialistas en economía y agricultura. Mientras, las leyes que castigan el sacrificio ilegal de ganado no han sido derogadas y nada indica que vayan a serlo.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.