La madre de Luis Robles, el «joven de la pancarta», denuncia malos tratos a su hijo en la cárcel

«Tuvo que quitarse la ropa y lo fotografiaron con un celular de frente y de espalda», cuenta Yindra Elizastigui

Yindra Elizastigui y su hijo, el activista Luis Robles. (Collage)

Yindra Elizastigui, la madre del activista Luis Robles, preso hace un año y seis meses tras manifestarse pacíficamente en el Boulevard de San Rafael de La Habana, denunció en una transmisión en vivo por Facebook este jueves que cinco años de condena para su hijo es injusto y que en el Combinado del Este, donde el joven permanece encarcelado, ha recibido malos tratos constantes como ser fotografiado sin ropa y en contra de su voluntad.

«Hace poco mi hijo me informa que lo sacaron de la celda y lo llevaron a una oficina con más personas, dirigentes de la prisión y miembros de la Seguridad del Estado y otros y lo obligaron a que se quitara la ropa», contó Elizastigui y aseguró que Robles se negó. «Dijo que él no se la iba a quitar porque eso no estaba en ninguna ley, y le dijeron: ‘Si no te la quitas te la quitamos’. Tuvo que quitarse la ropa y lo fotografiaron con un celular de frente y de espalda».

La madre, tras hacer las denuncias en instancias del Ministerio del Interior, recibió como respuesta del régimen que las fotografías fueron tomadas para «una investigación sobre una publicación que hizo un periódico en el que se aseguraba «que a Luis Robles lo habían golpeado», por lo que aseguran tomaron esas imágenes «para demostrarle al mundo que mi hijo no tenía huellas en su cuerpo de maltrato físico».

Sin precisar a cuál medio de prensa se refirió el Ministerio del Interior, dijo que fueron denunciados «maltratos físicos y que se le puso en una celda de castigo por cinco días, algo que yo creo porque antes estuvo de siete a nueve días en una celda de castigo que casi le cuesta la vida y donde mudó la piel», detalló Elizastigui antes de agregar: «Yo creo en mi hijo porque el que está ahí adentro es él, y tengo pruebas de que con mi hijo se han extremado».

https://www.facebook.com/14ymedio/videos/746969903007924/?t=0

También aprovechó el momento para recordar que no es la primera vez que maltratan a Robles «física y psicológicamente». «Mi hijo me informa que cada vez que a alguien le da la gana, abusando del cargo y del poder, lo sacan de la celda a las dos o tres de la madrugada hasta las seis de la mañana».

Elizastigui alegó que en 2019 votó por la aprobación de la Constitución de la República e incluso «motivó e incentivó» a la población para que votaran a favor. «Esa Constitución que en el Artículo 54 refiere que nosotros tenemos libertad de expresión», dijo.

«Me he atrevido a hacer esta directa hoy porque en realidad me siento ya indignada, me siento incómoda con lo que está sucediendo con mi hijo», explicó para recalcar que es la única manera que tiene de ser escuchada por «los que necesitan que lo hagan».

«Quizás muchas de las personas que me están viendo y me escuchan dirán que demoré mucho porque hace un año y seis meses que mi hijo Luis Robles está encarcelado, para mí injustamente, y sé que para muchos también».

A finales de de marzo pasado y luego de un año y tres meses en prisión, Luis Robles, conocido como el «joven de la pancarta», fue sentenciado a cinco años de cárcel por manifestarse pacíficamente con un cartel en sus manos que pedía el fin de la represión y la libertad del rapero cubano Denis Solís. Fue detenido el 4 de diciembre de 2020 por protestar en el Boulevard San Rafael, en La Habana y acusado de los delitos de propaganda enemiga, desacato y desobediencia.

«Yo creo en mi hijo porque el que está ahí adentro es él, y tengo pruebas de que con mi hijo se han extremado»

Elizastigui confesó que no sabía quién era Denis Solís ni por qué su hijo había salido a manifestarse pidiendo la libertad del rapero contestatario. «No sé la causa de por qué Luis lo hizo, pero quizás se sintió identificado y motivado para hacerlo, cada persona es un mundo y eso tenemos que respetarlo»

Según la sentencia judicial, a la que tuvo acceso 14ymedio, en el juicio a Robles quedó «probado» que el joven «respondió a una convocatoria» del influencer cubano «Alexander Otaola de pronunciarse» en contra de la detención de Solís, «de las autoridades policiales, de los dirigentes del Estado y el Gobierno», y de «realizar cualquier acto dirigido a desestabilizar el orden interno, manifestarse públicamente en las calles contra el sistema económico y social cubano».

Las frases «Libertad. No más represión. #free-Denis [Solís]», que se leían en el cartel que portaba Robles, «se oponían a las decisiones de las autoridades» que determinaron el arresto de Solís, justificó el Tribunal Provincial de La Habana, donde fue procesado judicialmente el activista.

A inicios de este marzo, el joven de 29 años hizo pública una carta en la que reiteró su lucha y su objetivo: «libertad para el pueblo de Cuba». En la misiva, Robles vuelve a las razones que lo llevaron a realizar la protesta pacífica que hoy lo tiene en la cárcel.

«Decidí romper el silencio porque me cansé de ver cómo mi país se destruye y el Gobierno no hace nada por arreglarlo», explica, «porque pienso que el mayor enemigo que tiene Cuba no está afuera sino sentado en la silla presidencial».

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%