La Habana vuelve a prometer milagros: una vacuna que corta la transmisión del Covid-19

BioCubaFarma anuncia con Mambisa el primer fármaco anticovid vía nasal del mundo.

Vacuna cubana Mambisa. CIGB / TWITTER

Las autoridades cubanas anunciaron la posibilidad de tener una vacuna novedosa que corte la transmisión del Covid-19 y, por extensión, impida la aparición de variantes resistentes a los fármacos.

De acuerdo con Eduardo Martínez Díaz, presidente de la estatal BioCubaFarmala vacuna Mambisa desarrollada desde hace varios meses en Cuba, que aún se encuentra en fase de evaluación clínica, podría conseguir bloquear la transmisión del nuevo coronavirus, algo que ninguno de los fármacos hoy en uso consigue.

«Las vacunas que se han desarrollado en el mundo (…) si bien han sido muy efectivas para evitar la hospitalización y el paso a la gravedad y la muerte, no logran cortar la transmisión. De ahí la necesidad que hay de lograr lo que se llama la inmunidad esterilizante, que es una vacuna que permita cortar la transmisión«, declaró en entrevista con el canal oficial Cubavisión Internacional.

«Mientras no se corte la transmisión y siga circulando el virus van a seguir apareciendo nuevos mutantes y existe el riesgo de que aparezca uno que escape a la protección de las vacunas, por lo que habría casi que empezar de cero, desarrollar vacunas nuevas», explicó

Ante ello, el fármaco Mambisa, que se aplica por vía nasal, es el nuevo medicamento desarrollado por los laboratorios cubanos en los que las autoridades ponen sus esperanzas.

«Mambisa está en evaluaciones clínicas, los resultados son muy positivos pero nosotros pensamos que va a jugar un papel muy importante en el tema de la inmunidad esterilizante, porque la vía de entrada del virus son las mucosas y esta vacuna lo que hace es inducir una inmunidad mucosal«, aseguró el funcionario.

«Es una vacuna que pudiera lograr lo que hasta el momento no se ha logrado, que es que se corte definitivamente la transmisión del virus», recalcó.

Según Martínez Díaz, las autoridades esperan que durante 2022 se obtenga un autorizo de uso de emergencia de Mambisa para entonces «completar algunos estudios que permitan demostrar esto que estamos hablando».

No obstante, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) ya la ha estado aplicando en convalecientes de la enfermedad y como dosis de refuerzo. 

De inmediato, Miguel Díaz-Canel en su perfil de Twitter saltó a celebrar el anuncio: «Es a esto lo que llamo resistencia creativa, cuando en medio de las peores circunstancias, asediados por el bloqueo y la pandemia, el talento de nuestra gente se crece y salva. El primer candidato vacunal anticovid vía nasal que inicia estudios clínicos en humanos es de Cuba».

El propio gobernante aseguró el fin de semana que la variante Ómicron del Covid-19 no ha provocado en el país una ola de contagios tan fuerte como en otros lugares gracias a la elevada tasa de inmunización que existe, pues según cifras oficiales más del 87% de la población ya tiene al menos una dosis de las vacunas cubanas y de Sinopharm, la vacuna china que ha sido administrada en la Isla sin que se divulguen cuántas dosis se han usado.

«Ómicron no se ha comportado en Cuba como en el resto del mundo, pero eso no hubiera sucedido sin nuestros actuales niveles de inmunización», dijo el gobernante, quien explicó que algunos modelos matemáticos estimaban que Cuba debería estar actualmente por encima de los 6.000 nuevos positivos diarios, cuando en los últimos días se ha estabilizado en una «meseta» de entre 3.100 y 3.600 casos al día.

No obstante, también cuando en 2020 las autoridades comenzaron el desarrollo de Soberana 01, Soberana 02 y Abdala, los inyectables más usados en la Isla, prometieron que estas serían vacunas accesibles a los países del mundo pobre. 

No obstante, hasta le fecha solo los aliados políticos de La Habana las están usando: Venezuela, Vietnam, Irán, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Siria y México, que anunció que las pondría a disposición de sus nacionales a inicios de 2022. 

Pese a la promesa de someterlas a la evaluación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su empleo en las campañas de inmunización internacionales, las autoridades no han entregado la documentación necesaria para el inicio de ese proceso. Tampoco existen cifras de eficacia independientes, aparte de las que han divulgado los propios creadores de las vacunas.

Mientras, en enero la pandemia volvió a dispararse en la Isla, después que empezara a controlarse a partir de octubre de 2021.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%