La Habana reclama a Sudáfrica el pago por la venta de un fármaco contra el Covid-19

La oposición del país africano exige en cambio la rescisión del contrato y la cancelación del pago.

Frasco de Heberón Alfa. REUTERS

El Gobierno de Cuba está presionando al de Sudáfrica para que le pague 214 millones de rands (equivalente a más de 14 millones de dólares) por la venta de un lote de Heberon Alpha R 2B (Interferón Alfa 2b), que sería usado contra el Covid-19, y que la nueva ministra de Defensa local calificó la pasada semana como ilegal.

De acuerdo con Gladys Kudjoe, secretaria de Defensa sudafricana, las autoridades cubanas exigen el dinero, pero la ministra de Defensa y Veteranos Militares, Thandi Modise, denunció ante el Parlamento que la compra fue realizada de manera ilegal por el Ejército, sin la autorización del Departamento de Salud.

Asimismo, el Heberon Alpha R 2B no está registrado en la Autoridad Reguladora de Productos Sanitarios de Sudáfrica (SAHPRA, por sus siglas en inglés) ni aprobado para su uso en el país africano.

Algunos funcionarios del Gobierno local habrían señalado que este asunto podría afectar las relaciones bilaterales entre La Habana y Pretoria. No obstante, Kobus Marais, líder de la opositora Alianza Democrática (DA, por sus siglas en inglés), afirmó que el Departamento de Defensa «no deberían haber celebrado un acuerdo de suministro de medicamentos sin un certificado de aprobación de SAHPRA».

En una declaración publicada en el medio local Politics WebMarais llamó a la ministra Modise a «iniciar la cláusula de rescisión del contrato y a cancelar el pago de los 180 millones de rands pendientes».

Según el político, el contrato habría quedado invalidado porque, aparte de no consultar a SAHPRA sobre la viabilidad de usar el fármaco en el país, se habrían violado además «las leyes de contratación pública y los reglamentos de importación de Sudáfrica, ya que el Departamento de Defensa aún no ha proporcionado pruebas de si solicitó una exención del Tesoro y del Departamento de Comercio e Industria para la compra exclusiva del medicamento».

«Peor aún, no hay evidencia que demuestre que el medicamento cubano Heberon tenga la Certificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)», agregó.

«Las cabezas no solo deben rodar por aquellos que estuvieron involucrados en este espantoso abuso de los recursos públicos, sino que también deben rendir cuentas. Poco después de la presentación del informe ministerial en tres semanas, como prometió el ministro, el fiscal del distrito presentará cargos penales contra todos los implicados», anunció Marais.

Para el político, la promesa de dar con los responsables que hizo ante el Parlamento la ministra Modise al denunciar el caso, «solo funcionará si se detiene el pago de los 180 millones de rands que están exigiendo los cubanos y responsabiliza a todos los funcionarios implicados por sus acciones».

La pesquisa implica a diversas instituciones oficiales, entre ellas la Autoridad Reguladora de Productos Sanitarios de Sudáfrica (SAHPRA), la Defensoría Pública y la Policía.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%