La Habana quiere comprar una tecnología de comunicaciones rusa que no puede ser bloqueada

Los militares cubanos siguen modernizado su arsenal tecnológico para controlar las comunicaciones en la Isla.

Uno de los modelos del sistema táctico Azart. ARMY RECOGNITION

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba se interesan en comprar un sistema de comunicación militar táctica ruso que excluye la posibilidad de supresión técnica de las comunicaciones por medios remotos de guerra electrónica.

De acuerdo con el periódico ruso Rossíiskaia Gazeta, la delegación cubana presente a fines de agosto en la feria militar Army 2021 en las cercanías de Moscú, desarrolló negociaciones «especialmente constructivas» con la fabricante del sistema Azart, la empresa NPO Angstrem, para hacer la compra de la tecnología.

El reporte indicó que las delegaciones militares de Armenia, Bielorrusia, Burkina Faso, Cuba, Irán, Mali, Myanmar, Pakistán, Sudán y Uganda expresaron su interés por «familiarizarse con las características de varios tipos de Azart y las condiciones para su compra».

De estas, Myanmar, Armenia y Cuba fueron las que más avanzaron en sus intenciones con el fabricante de material militar ruso.

La delegación cubana a Army 2021 estuvo encabezada por la coronel Mónica Milián Gómez, directora del Centro de Investigación, Desarrollo y Producción Grito de Baire, perteneciente a la Unión de Industria Militar (UIM) del Ministerio de las FAR (MINFAR).

Según Rossíiskaia Gazeta, Milián Gómez «tiene experiencia en modernizar y organizar sistemas de comunicaciones».

Las delegaciones extranjeras se interesaron sobre todo en la versión de exportación de la estación de radio portátil R-187-P1E y la R-187VE del sistema Azart, agregó el reporte.

La plataforma utilizada en las radios Azart proporciona una perfecta compatibilidad de extremo a extremo con generaciones anteriores de radios que operan con diferentes protocolos y rangos de frecuencia, y su frecuencia operativa, con una velocidad de hasta 20.000 saltos por segundo, excluye la posibilidad de supresión técnica de las comunicaciones por medios remotos de guerra electrónica enemiga o la búsqueda de la dirección precisa de la señal.

La línea de estaciones de radio Azart es una tecnología de desarrollo exclusivamente ruso. Esos dispositivos han sido suministrados al Ejército ruso durante más de una década, informó su fabricante.

El director general de NPO Angstrem, Vadim Malyukov, explicó al jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, Valery Gerasimov, quien visitó el stand de la empresa durante la feria, que están trabajando ahora para mejorar el software y el hardware de las estaciones de radio a pedido de su principal cliente, el Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia.

El sistema R-187-P1E fue presentado en 2018 en la feria Rosoboronexport como una radio de equipo táctica portátil VHF/UHF multimodo con arquitectura de seguridad programable, diseñada para mejorar las capacidades de comunicación táctica para soldados individuales y escuadrones en entornos de combate diversos y con desafíos climáticos.

Esta radio, indicó entonces el sitio especializado Army Recognition, permite transferir datos a largas distancias a altas velocidades, lo que garantiza su perfecta integración con la red de comunicación militar existente en cada país.

Además, la radio R-187-P1E tiene un umbral de alta resistencia a la interferencia producida por las tecnologías de guerra electrónica modernas.

La Habana ha modernizado su arsenal militar y de comunicaciones con tecnología de alto nivel que permite a su aparato represivo controlar las comunicaciones en la Isla, como se hizo evidente tras el apagón de internet impuesto en el país tras las masivas protestas populares del pasado 11 de julio.

Un artículo de The Diplomat señaló entonces que los principales proveedores de tecnología del monopolio estatal ETECSA, única empresa de telecomunicaciones de Cuba, son las firmas chinas Huawei, TP-Link y ZTE.

The Diplomat cita además un reporte del Observatorio Abierto de Interferencias en internet (OONI, por sus siglas en inglés), que en 2017 encontró huellas de códigos chinos en los portales WiFi cubanos. El medio sueco Qurium descubrió asimismo que en Cuba se usa el software eSight de Huawei para ayudar a filtrar las búsquedas en la web.

Según el reporte, la ayuda de China al régimen para cortar las comunicaciones durante las protestas reveló una de las muchas formas en las que Pekín respalda al régimen cubano para que se mantenga a flote.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%