La guerra en Ucrania, otro golpe a la alimentación y el bolsillo de los cubanos

El régimen dice que busca ‘soluciones socialistas y justas’ para enfrentar el incremento de los precios de alimentos y productos esenciales que importa.

Reunión del Ministerio de Finanzas y Precios en La Habana. ACN

El Gobierno cubano admitió el jueves que la invasión de Rusia a Ucrania y la guerra desatada impactarán aún más sobre la alimentación y la economía familiar en la Isla, y dijo que busca «soluciones socialistas» para enfrentar el auge inflacionario en los mercados internacionales.

Alejandro Gil Fernández, ministro de Economía y Planificación, alertó sobre el desfavorable impacto que previsiblemente tendrá para naciones como Cuba el incremento de los precios de un grupo de alimentos y productos esenciales que el Gobierno importa, según recogió la oficial Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Al resumir una reunión de trabajo del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), Gil Fernández dijo que se ha disparado sustancialmente el valor del barril de petróleo y de la tonelada de aceite, de las harinas de trigo y de soya, entre otros, incluyendo el flete de barcos.

Ya algunos de estos productos y servicios sufrieron una subida de precios durante la pandemia y golpearon a la fracasada economía cubana, que tiene que recurrir al exterior para comprar entre el 60% y el 70% de los alimentos que se consumen en la Isla.

Según Gil Fernández, «el abordaje del precio internacional, inflacionario, que parece no tener fin y sí una tendencia a mayores complicaciones, hay que enfrentarlo sin lamentaciones».

«Concentrándonos en soluciones socialistas, administrativas y justas», añadió.

En palabras del ministro, citadas por el diario oficial Granma, las prioridades son «la atención a las personas en situación de vulnerabilidad, desde la lógica de subsidiar personas y no productos; lograr implementar con rigor las medidas de fortalecimiento de la contabilidad; así como la capacidad para identificar las competencias y facultades de los municipios con el uso de los recursos públicos».

El también viceprimer ministro dijo que uno de los principales desafíos del Gobierno es «alcanzar un mecanismo, una manera de trabajar que permita fijar en el país un sistema transparente y racional de precios, sin que ello implique una política de centralización por el Estado».

Pidió «seguir avanzando en la descentralización de los precios, pero sin caer en los conceptos de una economía de mercado«.

«No podemos olvidar que somos un país socialista y que debemos encauzar las soluciones en favor de la sociedad», afirmó.

Las sanciones internacionales contra Rusia por su invasión a Ucrania y la guerra desatada echan por tierra los planes de recuperación económica en la Isla, con muy probables impactos en los sectores estatal y privado, además del mercado informal, gracias al cual subsisten numerosas familias.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%