La foto del horror de Raúl Castro en Corea del Norte

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Asia / Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Anuncios

Cuba y Corea del Norte comparten una relación bilateral desde hace más de 60 años a través de sus dinastías familiares

Las dictduras de Cuba y Corea del Norte tienen una relación de más de 60 años (Foto: Periódico Cubano)

Los regímenes autoritarios de Cuba y Corea del Norte comparten, desde hace más de 60 años, una relación bilateral a través de sus respectivas dinastías familiares, enclavadas en los máximos puestos de poder e imponiendo el sistema comunista a favor de sus intereses.

El medio oficialista Prensa Latina recordó los inicios de esta relación esta semana, al compartir una fotografía de Raúl Castro cuando visitó por primera vez el país norcoreano hace 55 años, siendo ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

El presidente Osvaldo Dorticós, Kim Il-Sung y Raúl Castro (Foto: Prensa Latina)

En la imagen aparece en el centro el fallecido mandatario norcoreano Kim Il-Sung y también se encuentra Osvaldo Dorticós Torrado, quien ese momento era el presidente cubano.

La fotografía es parte de una muestra virtual impulsada por dicho medio y la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte con la idea de celebrar los nexos bilaterales de ambas naciones.

Para los comunistas es una fotografía memorable, pero en realidad se trata de una imagen que muestra a los responsables del horror desatado en la isla caribeña y al norte de la península coreana.

Kim Il-Sung, tras llegar al poder con el apoyo de la URSS en 1948, empezó a construir su dictadura a base de ideas comunistas y un aparato propagandístico que obligada a los ciudadanos a reconocerlo como el “Gran Líder”.

La nación norcoreana vivió crisis económicas, hambruna y falta de libertades mientras estuvo en el poder hasta 1994 cuando murió y el cargo fue ocupado por su hijo Kim Jong-il, quien dio continuidad a la fallida política comunista.

Tras la muerte de Jong-il, el poder lo heredó su hijo Kim Jong-un, quien mantiene a Corea del Norte como principal aliado de otros regímenes autoritarios e impone la pena capital a cualquier acto de disidencia.

Raúl Castro es considerado el principal responsable de los actos represivos ocurridos en los últimos años contra activistas que luchan por la democratización y el respeto a los derechos humanos en la Isla.

Él también recibió como herencia la presidencia y el cargo de primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), tras la muerte de su hermano Fidel Castro.

La presidencia se la cedió a Miguel Díaz-Canel en 2018 y luego “renunció” al cargo de primer secretario que también pasó a manos de este sucesor en el poder.

Actualmente, no ostenta un cargo en el gobierno cubano, pero para muchos es el que mueve los hilos de Díaz-Canel para asegurar el cumplimiento de las políticas represivas que den continuidad al castrismo.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.