La escasez de combustible en Cuba dispara las tarifas del transporte privado

‘El litro de petróleo llegó a 50 pesos y el litro de gasolina a menos de 100 pesos no lo encuentras’ en el mercado negro, dice un conductor privado en La Habana.

Cola en una gasolinera de La Habana. EFE

Aunque el régimen cubano no quiere reconocer oficialmente la escasez de combustible en el país, las kilométricas colas en las gasolineras de la estatal CUPET durante los últimos días indican que la Isla avanza hacia una agudización de la crisis. De igual modo, el empeoramiento del transporte estatal en los últimos tres meses, sumado a que las tarifas del servicio de transporte privado se han triplicado, describen un panorama que previsiblemente irá a peor mientras dure el conflicto bélico Rusia-Ucrania.

Las autoridades cubanas reconocieron el martes problemas de abastecimiento de combustible en La Habana y otras provincias de Cuba y anunciaron medidas encaminadas a controlar aún más la venta de gasolina y petróleo, priorizando a los automóviles turísticos.

Entre las disposiciones anunciadas por las autoridades de la capital se encuentra la limitación de la venta de combustible en los servicentros del Intermitente de Guanabo y El Arbolito, en calle 42 y 33, municipio Playa, a los automóviles rentados para el turismo, aunque estos también pueden repostar en cualquier otra gasolinera.

Además, se suspendió la venta de combustible en recipientes, pese a que anteriormente permitían la compra de hasta 20 litros para almacenar.

La venta de combustible a los particulares está regulada desde el pasado domingo en Matanzas, aunque el gobierno local negó que la medida fuera «consecuencia de un déficit de combustible en el país».

Funcionarios de Matanzas dijeron que la decisión «respondía al aseguramiento logístico (del combustible) para su distribución», señalaron la salida de circulación de la mayor central termoeléctrica del país, la Antonio Guiteras, y la necesidad de destinar una parte considerable del combustible a los grupos electrógenos.

«El litro de petróleo llegó a 50 pesos y el litro de gasolina a menos de 100 pesos no lo encuentras (en el mercado negro); esa es la causa de que los privados hayamos subido el precio de las rutas«, aseguró Marcial Urrutia, transportista privado de la ruta Santiago de las Vegas-Habana Vieja, que amaneció esta semana con una tarifa que duplica la de la semana anterior.

«Mientras la inflación avanza y el combustible escasea, es imposible que los boteros mantengamos la tarifa que nos impusieron cuando comenzó el reordenamiento: 15 pesos el tramo y 25 pesos el recorrido completo. Es cierto que hace una semana el recorrido ya estaba a 50 pesos, pero también hace una semana la gasolina y el petróleo costaban la mitad de lo que ahora mismo cuesta», señaló Urrutia, agregando que una goma de su automóvil tiene el astronómico precio de «20.000 pesos cada una».

En la tarde de este martes, DIARIO DE CUBA comprobó kilométricas colas de automóviles, principalmente particulares, en los CUPET de Río Verde y Ciudad Deportiva —municipios de Boyeros y Cerro respectivamente—, mientras en el CUPET ubicado en las intercepciones de Infanta y San Rafael, Centro Habana, la fila de vehículos superaba las ocho cuadras.

Vecina de la localidad de Playa, Natalia Marzoa relató que el pasado fin de semana no pudo desplazarse a Centro Habana para gestiones de trabajo porque no consiguió gasolina.

«Un amigo mío me advirtió que ni lo intentara pues había contado nueve CUPET que no tenían gasolina. Ese mismo fin de semana a mi mecánico le estaban ofreciendo 100 pesos por litro de gasolina de su carro, que está parado por reparación», comentó Marzoa.

«De aquí a una semana los precios de las rutas serán impagables para la población«, reconoció por su parte Néstor Cevallos, transportista privado de la ruta Habana Vieja-Playa.

«Desde hace dos meses los tramos empezaron a cobrarse a 50 pesos y, por supuesto, la población estaba ‘chillando gomas'», añadió. Ahora que se ha restringido la venta de combustible en La Habana, «las rutas volverán a duplicar el precio porque, a 100 pesos el litro de gasolina es imposible cobrar menos».

«Lo jodido del asunto es que el Gobierno, como siempre, nos echará la culpa a los boteros y activará su ejército de inspectores que, hasta ahora, se había mantenido al margen. No sé si es culpa de la guerra en Ucrania, del bloqueo o del Gobierno, pero lo cierto es que saldrá más barato un pasaje de avión a Australia que pagarnos la ruta a los boteros«, concluyó Cevallos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%