La empresa Cubiza silencia a la familia y los amigos del ingeniero fallecido en el trabajo

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El joven perdió la vida cuando intentaba colocar un asta por los festejos del 61 aniversacio de los CDR

Díaz Sistachs se graduó de Ingeniería Mecánica en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría. (Facebook)

La muerte del ingeniero Miguel Díaz Sistachs en un accidente de trabajo, el pasado 27 de septiembre, ha sido totalmente ignorada por la prensa oficial cubana, y la empresa estatal donde trabajaba el joven de 31 años no quiere dar explicaciones sobre lo ocurrido. Su familia y sus amigos están conmocionados pero no se atreven a romper el silencio impuesto.

Solo uno, entre los numerosos amigos de Migue, como lo llamaban, ha aceptado hablar con 14ymedio. Se hace llamar Hugo para evitar su identificación y exige un investigación sobre las circunstancias del accidente que ocurrió cuando la Empresa Central de Equipos, conocida como Cubiza, intentaba colocar un asta en la Plaza Cívica José Martí de Marianao (La Habana) para los festejos por el 61º aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

«Que se conozcan las causas, que se denuncie y que haya una indemnización para la familia», exige Hugo

«Que se conozcan las causas, que se denuncie y que haya una indemnización para la familia», exige Hugo, que conoció a Díaz Sistachs cuando estudiaban juntos Ingeniería Mecánica en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría.

Un día después del accidente, la empresa estatal en su página de Facebook y sin brindar detalles del hecho, escribió: «Cubiza está de luto. Adiós, Migue, te recordaremos siempre como el gran joven que eras. Vivirás siempre a la altura de los tiempos».

Este diario intentó obtener la versión oficial en la sede de Cubiza en Nuevo Vedado, en la capital, sin suerte. Uno de nuestros reporteros fue atendido por un funcionario que se presentó, sin identificarse, como «jefe de operaciones» y que aseguró que se ocupa de los accidentes laborales y que «no ha recibido información de que haya sucedido alguno en Marianao».

También se realizó una llamada a otro funcionario identificado en las plataformas digitales de la empresa como Yoan Alberto Díaz Valle, jefe de operaciones, pero se negó a dar detalles: «Yo no puedo dar ninguna información por teléfono ni sé nada», dijo. Así sucedió con todo el personal de Cubiza que contactó este diario.

En redes sociales, compañeros de trabajo y amigos de Díaz Sistachs manifestaron la tristeza que sienten por su partida y algunos comentaristas han preguntado cuál había sido la causa de la muerte, pero nadie les contesta.

Dos familiares directos del fallecido también se negaron a comentar sobre el asunto. «Gracias, pero no estamos interesados en aparecer en ningún medio hablando de esto, le agradecería por favor que no me vuelva a llamar», advirtió a este diario uno de ellos.

«Gracias, pero no estamos interesados en aparecer en ningún medio hablando de esto, le agradecería por favor que no me vuelva a llamar», advirtió a este diario uno de ellos

Díaz Sistachs proviene de una familia muy humilde a pesar de que sus padres son profesores universitarios, cuenta su amigo Hugo. «Esta pérdida ha sido muy fuerte para ellos» afirma, no solo en lo emocional, sino también en lo económico, porque «el ingeniero apoyaba mucho a sus padres».

«Es tan reciente que no quisiera recordar los hechos. Mi hermano está muy mal y no quisiera que le pasara nada», expresó una tía de Díaz Sistachs, a la vez que se disculpaba por no tener los detalles del fallecimiento: «Solo sé que mi único sobrino ya no está». «Gracias por la preocupación. Con el tiempo mi hermano podrá hablar del asunto, yo no puedo», aseveró.

Una vecina que vive justo enfrente del lugar de la tragedia de Marianao contó a este diario que el asta con la bandera cayó de una «tremenda altura» cuando una grúa trataba de colocarla. «Se zafó la roldana de la grúa y aquel tubo cayó al suelo», hiriendo a Díaz Sistachs, que fue trasladado inmediatamente al Hospital Militar, cercano a la Plaza, pero falleció poco después.

La testigo lamentó que al día siguiente los CDR hicieran el acto «como si nada hubiera pasado» y que Criminalística acudiera al lugar de los hechos después de la celebración.

Fue, en palabras de los vecinos, «una vergüenza total».

Las grúas de Cubiza, son utilizadas para actos políticos, como muestra una publicación de hace dos meses del exespía Gerardo Hernández, presidente de los CDR, donde aparecen las máquinas de la empresa estatal izando una bandera de Cuba y otra del Movimiento 26 de Julio. Que para ellos cuente con la seguridad necesaria para proteger la vida de sus empleados es otra historia.

No es la primera vez que esta empresa, perteneciente al Ministerio de la Construcción, se ve involucrada en percances mortales. A mediados del año pasado falleció una persona y 26 resultaron con lesiones al ocurrir un accidente de tránsito entre una grúa marca Kato de la empresa estatal y un ómnibus de transporte público que cubría la ruta Santiago de Cuba-Baconao.

El chofer de la grúa, Luiber Pacheco Hierrezuelo, perdió la vida cuando el vehículo de izaje, de 20 toneladas, «loma abajo impactó» con la guagua y la volcó, describió ‘Granma’

El chofer de la grúa, Luiber Pacheco Hierrezuelo, perdió la vida cuando el vehículo de izaje, de 20 toneladas, «loma abajo impactó» con la guagua y la volcó, describió Granma.

Las cifras oficiales más actuales sobre los accidentes laborales en Cuba son de finales de 2020. Ese año, pese al aumento del trabajo a distancia por la pandemia, se registró un promedio de muertes más alto que en otros años, con «32 accidentes mortales, 33 fallecidos por accidentes de trabajo y 14 decesos en la vía», de acuerdo con la prensa oficial.

Hasta el 5 de diciembre de 2020 ocurrieron 1.460 accidentes, que provocaron 1.469 lesionados. Los ministerios de la Agricultura, de Energía y Minas y de la Construcción registran los números más altos de percances laborales.

Sobre las muertes, funcionarios del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social achacaron las mismas «a la conducta de los trabajadores», al menos en el 54% de los casos, pero no especificaron otras causas.

En los primeros nueve meses de 2017, el país registró 44 accidentes laborales mortales en los que fallecieron 51 trabajadores. En ese período se hablaba de una tendencia a la disminución de la siniestralidad laboral, aunque ya se destacaba el aumento de muertes, especialmente los que se producen en las vías públicas.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.