La Dirección de Salud de La Habana se exculpa por la muerte de un joven autista sin mencionar la demora de la ambulancia

La institución dice que tomará las medidas correspondientes con el personal de la ambulancia que trasladó el paciente desde el policlínico hacia el hospital.

El Hospital Clínico Quirúrgico Miguel Enríquez, donde murió el cubano Andy Agüero Barrios. MARTHA LÓPEZ LEAL TRIBUNA DE LA HABANA

La Dirección Provincial de Salud de La Habana publicó una nota informativa en su página de Facebook, en el que se exculpa por el fallecimiento, dos días antes, del joven de 26 años Andy Agüero Barrios, cuya madre denunció en la misma red social haber esperado por una ambulancia durante horas en el policlínico Rafael Valdés, de La Habana.

«A partir de denuncia publicada en las redes sociales el día 14 de julio de 2022, referente a la atención médica que se brindó al paciente Andy Agüero Barrios, del municipio Cotorro, provincia de La Habana, se crea una comisión que procedió a investigar los hechos que se denuncian», dice la nota, que describe a Agüero Barrios como un paciente «con antecedentes de Autismo y discapacidad visual secundaria a Neuritis Óptica Hereditaria (Enfermedad de Leber)».

Según el texto, el pasado 24 de junio, Agüero Barrios presentó «fiebre, diarreas y vómitos» y fue evaluado en su casa por el médico y la enfermera de familia, que propusieron ingresarlo en el hospital, «a lo cual la madre se negó en dos ocasiones», por lo que se mantuvo «seguimiento en el domicilio con tratamiento médico».

El 13 de julio, el joven fue evaluado nuevamente por deposiciones diarreicas. Se le realizaron estudios en el policlínico «que resultaron alterados» y se decidió remitirlo al hospital.

La Dirección de Salud de La Habana destaca que, mientras estuvo en el policlínico, Agüero Barrios «recibió atención médica en todo momento, hasta ser trasladado por el Sistema Integrado de Urgencias Médicas al cuerpo de guardia del Hospital Clínico Quirúrgico Miguel Enríquez, donde es recibido por el equipo de guardia de la institución». Sin embargo, no menciona las horas de espera, desde «por la mañana», por las que se quejó por Maritza Barrios, madre del fallecido en Facebook. 

De acuerdo a la publicación de la madre, la doctora se cansó de llamar a todos lados y no apareció «una dichosa ambulancia».

Barrios denunció también que una ambulancia llegó al centro de salud y se fue sin asistir al joven: «vino una hace un momento con un caso y no se lo quiso llevar, (…) la doctora le pidió un troquer para ponerle otro suero y ni eso nos dejaron», dijo.

Un usuario identificado como Deyvis Lawton dijo en redes sociales ser el enfermero de la ambulancia que no pudo trasladar al joven, y explicó que no pudo llevar al paciente ya que estaba transportando a otra persona que estaba grave.

«Soy el enfermero de esa ambulancia, yo trabajo en el SIUM hace 15 años y repito, tenía otra paciente grave en el carro y no podía bajar para llevármelo a él porque los familiares del otro paciente no lo iban a permitir. Eso pasa cuando hay una ambulancia para cuatro municipios y 200 patrullas para cada municipio«, escribió el cubano en Facebook, según una captura de pantalla compartida por otro usuario en la misma red social, al hilo de los comentarios a la publicación de Barrios. La publicación del enfermero de la ambulancia desapareció de su muro de Facebook.

Agüero Barrios se agravó en el hospital «y posteriormente presentó una parada cardio-respiratoria. No respondió a las maniobras de reanimación cardiopulmonar y falleció a las 6:00 PM», según Dirección Provincial de Salud.

La nota añade que la familia se negó a la realización de una necropsia por parte de los directivos del hospital y los médicos actuantes, para determinar la causa de muerte.

«En visita realizada al domicilio se conoció a través de la información aportada por la abuela materna la insatisfacción con la calidad de la atención por el personal de la tripulación de la ambulancia que trasladó el paciente desde el policlínico hacia el hospital, lo cual fue comprobado durante la investigación realizada y en consecuencia serán adoptadas las medidas correspondientes», concluye la nota de la Dirección Provincial de Salud.

Al juzgar por lo que dice el texto, la tripulación de ambulancia con la que se tomarán «las medidas correspondientes» no es la que no pudo llevar al paciente al hospital, sino la que finalmente lo trasladó.

Una hora después de la institución publicara la nota informativa, Lawton aseguró en su cuenta de Facebook que tanto él como el resto de la tripulación están bien.

«Quiero que sepan que nosotros, a tripulación, estamos bien, en nuestras casas con nuestras familias. Ni nos han botado ni nos han metido presos. Sencillamente porque nosotros no tenemos la culpa de lo sucedido», escribe el enfermero, que asegura que el único error que cometió fue «no ir en el salón del carro con Andy, pero eso no significa que por eso haya agravado la situación de Andy, porque en mis manos no estaba hacer más de lo que hice, que fue trasladarlo al hospital. Él no murió por culpa de nosotros», señala Lawton y pide que no lo utilicen más «de punta de lanza para atacar al sistema de salud».

Sin embargo, la realidad es que la falta de ambulancias, a la que no hace referencia la nota de la Dirección de Salud de La Habana, ha provocado otros fallecimientos en Cuba. En abril de este año una niña cubana de seis años murió en el municipio Mella, Santiago de Cuba, después de sufrir convulsiones durante tres horas y verse privada de atención médica especializada por la falta de una ambulancia para trasladarla a un hospital. En el mes de enero falleció otra menor de cinco años en el Hospital Municipal Mario Muñoz Monroy, de Colón, producto de un paro respiratorio, después de que fuera imposible trasladarla al Pediátrico de la ciudad de Matanzas, «porque no había ambulancia equipada» para hacerlo.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%